“YO TENGO EL PRIMER EJEMPLAR DE SPRINT (HOY SMOTOS)”

Cristian Muñoz Cristi fue testigo, además, de nuestra primera entrevista a Team Free MX en 1988

 

Por Alexis Vásquez Henríquez, Director desde Año I, N°1

Mayo de 1988 y los recuerdos caen hoy como lluvia fresca mezclada con gotas de ansiedad.

Teníamos listo el N°1 de Sprint desde abril, pero la revista se negaba a nacer, provocando entre desazón, rabia, impotencia . No por culpa de la publicación escrita sino que por la irresponsabilidad o lo que fuera de la imprenta, en nuestro primer golpe a la realidad.

Chile, durante un siglo y medio fue país de revisteros y, por supuesto, un grupo de periodistas del Diario La Tercera, más diseñador, fotógrafo, asesor técnico, gerente y asesora de marketing, quisimos conservar la tradición.

“Sprint” es un término ciclístico muy utilizado para definir el embalaje final de una carrera y, claro, como íbamos a hablar de ruedas (ciclismo, bicicross, motocross y triatlón), calzaba perfecto.

Después de varias peleas –lo que quizás determinó su carácter futuro- llegó a nuestras manos  el primer número de Sprint (después SDeportes y SMotos), Año I, N°1, mayo de 1988, hace casi 33 años.

En portada el pedalero Miguel “Topo Gigio” Droguett más 36 páginas blanco/negro , más las tapas color.

Notas varias de las disciplinas ya enunciadas y cuatro artículos dedicados a las motos : El regreso a las pistas de Felipe Horta; Motocross va por el milagro; el viaje de Rodrigo Salas a Estados Unidos a “estudiar motocross” (¿a qué les suena esto?); y, Los Mosqueteros Free : Touché al circuito, equipo MX integrado por William Whittle, Jorge Herrera Araya, Héctor Gárate y Mauricio Gárate.

En la Biblioteca Nacional, en el Comité Olímpico y en la Revista SMotos se encuentra dicho N°1 como objeto de colección, pero jamás nos imaginamos que nos contactaría alguien para decirnos que fue testigo de la nota al Team Free –seguramente escrita por el periodista César Betancourt, nuestro hombre especializado en el cross, con la fotografía de Juan Carlos Mellado- y que, además, ¡tenía la Sprint Año I, N°1, de 1988!.

Se trataba de Cristian Muñoz Cristi, licenciado en derecho y consultor inmobiliario.

ha llegado carta…

“Buenas tardes, soy un antiguo aficionado al MX, los conozco desde antes de la tirada del primer número de Sprint abril del 88, ya que estuve presente en la pista de La Nogalada cuando hacían el reportaje a William Whittle y a los hermanos Gárate del equipo Free, encontrándome luego con la sorpresa de la publicación de la naciente revista Sprint en los kioscos (ejemplar que aún conservo!).

Hoy, ya más de 3 décadas después, disfruto sus video-entrevistas en instagram con las que han logrado que me vuelva a correr bencina y aceite por mis venas.

Me gustaría pudieran señalarme valores y modalidades para suscribirme a la revista Smotos.

Desde ya muy agradecido y éxito en la linda tarea de informar y estimular que desempeñan.

Cordialmente”.

Un hombre joven en todo caso, hay que decirlo, porque en esa época andaba palomillando con su amigo Cristian Cavero, quien corría en 250 y que llegaría a subcampeón del MX.

“La nota al equipo Free fue hecha en La Nogalada, comuna de Puente Alto, Río Maipo. Una propiedad de la señora del Pato Bravo, con una pista bien hecha. Se corría con público al lado de una población. Se la tomaron más de una vez. No era día de carrera, sí de entrenamientos, en este contexto llegaron periodista y fotógrafo de la revista”.

Dando vueltas por aquí y por allá escucharon el tenor de la entrevista y pasó un tiempo antes que Cristian pudiera adquirir el primer número, de seguro en una tienda de motos o en una carrera, donde comercializábamos la publicación, pues a los kioscos salió al cambiar de nombre a SDeportes (porque Sprint lo tenían registrado más de una empresa poderosa. El Banco Santiago nos prestó la “S” de SDeportes).

“Mis amigos del Colegio Marshall y yo  –donde estudiaban Carlo de Gavardo, el Coté Larraín, uno de los Lyon y algunos velocistas-  admirábamos a los punteros de la 125, William, Mauricio Gárate y Rodrigo Salas, quienes andaban en las mejores motos y habían hecho cursos hasta en el extranjero. Así que cualquier artículo que saliera de ellos lo queríamos tener”.

Menos mal que los hados le pusieran la revista en las manos, ejemplar que conserva hasta hoy, lo cual nos llena de orgullo.

Pero Muñoz Cristi no es fanático así como así, puesto que también ha manejado y maneja motos míticas, junto con dedicarse en sus ratos libres a la restauración de joyas mecánicas.

En 1989 compró una Honda Benly 125 que ya traía Lorca Viña en el año 1961. Estaba usada, por supuesto.

Después manejó  la Motochi 50 de 4 cambios (fabricación chilena),  una XL 70, GT 80, Suzuki RL 250 de trial, Ossa 250 motocross, CR 125 del 79, CR 125 año 85 y una XL 500 la que ha conservado desde el 95.

“Nunca he tenido una nueva, no he competido, pero siempre practiqué en el cerro Apoquindo, donde dio sus primeros pasos motorizados la Michelle Collyer. Lo que pasa es que el motocross es mi favorito”.

 

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio