smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

VOGE HR7 500: EL HALLAZGO

 

     

Por Seba  Sösemann

“Sonido profundo que llega al corazón del motorista”, nos dice nuestro testeador respecto a esta nueva moto “equilibrada, llamativa, cómoda, potente,  deportiva y de excelente precio” importada por Imoto S.A.

El yin y el yang son descritos por el taoísmo como la dualidad que existe en todas las cosas del universo, el bien y el mal, la luz y la oscuridad, la razón y la emoción. Pareciera ser que la concepción de esta VOGE HR7 fue inspirada en el equilibrio. Voge ha hecho un excelente trabajo, que no está libre de posibles mejoras pero que, en general, deja una muy buena sensación.

La fabricante china Loncin lleva un camino lleno de éxitos a lo largo de su trayectoria, dando pasos firmes desde la década de los ´90, generando asociaciones con marcas de alto calibre, como lo son BMW y la recientemente anunciada MV Agusta, a la cual le fabricarán motores de 800cc y a futuro cilindradas de 350 a 500 cc. Su crecimiento tanto en Chile como en el resto del mundo la ha llevado a un punto de inflexión en su forma de operar, y ahora quieren ir por más, ¿Su misión?, competir y triunfar en el mercado europeo. Para eso ha creado la marca Voge, con un nivel de acabado y prestaciones superiores a lo que nos tenían acostumbrados, digna del exigente mercado del viejo continente, incorporando componentes de primera, tales como neumáticos Pirelli Angel, suspensión KYB, frenos dobles de doble pistón Nissin y ABS,  junto con la inyección firmados por Bosch.

Ahora, comprar los ingredientes más gourmet no nos aseguran que la pizza vaya a quedar rica, tiene que estar bien preparada, y aquí es donde la moto sorprende.

De primera nos encontramos con una moto de prestancia que resalta por sobre las naked provenientes de China, marcando la diferencia de su hermana menor 300. La versión que nos tocó testear es color blanco con aplicaciones negras (hay en existencia unidades rojas), con plásticos muy bien acabados. Sus gráficas minimalistas complementan muy bien la sensación de velocidad, sin caer en lo burdo.

El chasís balanceado de forma correcta, al comienzo puede sentirse un poco tosco pero cobra  sentido a medida que la moto agarra velocidad, transformándose en una naked de ADN ágil y maniobrable, dando a entender un cuidado e ingeniería acorde a las prestaciones.

En ciudad la moto fue de todo mi agrado, con una suspensión bien calibrada, que si bien pueden transmitir algunas durezas, cuando es exigida en situaciones sorpresa como lo son baches o lomos de toro, la progresividad provista por su sistema de amortiguación trasero hace que  ésta sea muy cómoda, al mismo tiempo que entrega aplomo y confianza en carretera.

LA HR7 ( también conocida en el resto del mundo como 500R ) declara un peso en seco de 190 Kg, que en maniobras como estacionar se pueden hacer presentes, pero nada para preocuparse, una vez andando este peso desaparece y nos sentimos totalmente a gusto en el tráfico santiaguino, con un cuerpo correcto para una bicilíndrica paralela, que permite disfrutar de los tramos urbanos.

COMODIDAD DEPORTIVA

Ergonómicamente hablando, la moto está concebida de tal forma que tengamos una posición de manejo cargado a la comodidad, con un toque algo deportivo haciendo que el piloto se incline muy levemente hacia adelante, entregándonos más control de la rueda delantera. Sin ir más lejos, mi altura es de 1,96 mts. y esta moto logra llevarme bastante bien, con el fin “científico” de entregarles la información lo más certera posible, subí también a personas de 1,62 mts. hasta mi altura, y todos se encontraron a gusto montando la motocicleta, con una altura de asiento de 785mm del suelo y un despeje de 160mm. Una sorpresa para mí, ya que las motos de este estilo normalmente las descarto de entrada por la forma específica que suelen tener en los plásticos que acompañan al estanque, pero para que vean, hay espacio para un Avatar como yo.

Si tuviese que hacer una corrección, hacer un comentario o sugerencia, quizás subjetiva, sería ver la alternativa de probar otro manubrio menos recto. Los espejos si bien entregan una imagen bastante nítida en parte por la baja vibración del motor, se agradecería que fuesen de dimensiones un tanto mayor.

DIRECTOS AL CORAZÓN Y AL SONIDO

Entrando ya al corazón de esta moto, nos encontramos con un motor bicilíndrico paralelo de 471cc enfriado por agua, con doble árbol de levas y ocho válvulas, que produce una potencia final de 46.2 HP a 8.500 RPM y un torque máximo de 42.5 Nm a 7000 rpm. ¡Qué quieren que les diga!, motor suave, dócil, pero que responde muy enérgico sobre las 4000 rpm, y a esto me refiero con el equilibrio que lograron, una moto que permite ir en 4ta a 40 km/h, sin pasar cambio y sólo acelerar, la moto levanta de forma alegre, entregándonos esa sensación que buscamos  en esta categoría.

Las pruebas de carretera nos revelaron que podemos ir a 100 km/h a un régimen de 5.800 RPM y a 120 km/h ya estamos en las 6.800 aprox.

El sonido del escape… Ufff, aquí si que me llevé una sorpresa grata, un ralentí con sonidos graves, que más que al oído, llegan al corazón motero. Ese ronroneo que despierta ese diablito que nos dice: “Dale, acelérala un poquito más”, por otro lado es un sonido contenido al andar, sin causar molestias ni al piloto o su entorno.

La relación de la caja, combinada con un ratio de compresión de 10.6:1, nos da unas primeras cinco marchas que nos ayudan en ciudad, ya que tienen muy buena elasticidad y perdonan bastante, haciendo que nuestro pie izquierdo trabaje menos al poder recuperar desde un rango de revoluciones y velocidad baja, y una 6ta que es más bien de uso en autopista. Se siente la intención del motor, que quiere entregar muy buen torque en el rango bajo/medio para recuperar de forma ágil y entretenida, pero a la vez tomando en cuenta la practicidad del día a día.

ESOS “DETALLES PREMIUM”

Si VOGE fuese chilena, el slogan sería “Con todo, sinó pa’ qué”. Las marcas de componentes premium están muy presentes. El trabajo combinado de la suspensión delantera invertida Kayaba junto con el monoshock trasero, además los neumáticos Pirelli Angel y los frenos Nissin, transmiten una confianza poco común en este segmento, invitando a disfrutar de las curvas con bastante seguridad. El sistema ABS no es para nada intrusivo, jamás se hizo notar en nuestras pruebas de uso normal.

El panel de instrumentos es 100% digital, entregándonos información completa de la moto, tales como la velocidad, rpm, estado general de funcionamiento, combustible e incluso la marcha actual. El tamaño si bien es correcto, se puede ver pequeño al lado de los inmensos paneles que puedan traer las naked japonesas. Tiene la gran particularidad que podemos cambiar el color de la luz de fondo, pudiendo variar entre blanco, azul y naranja, que si bien puede tener una connotación de personalización, también nos ayudará a calibrar la pantalla según la cantidad de luz solar del momento, permitiendo una lectura clara y precisa.

La iluminación es completamente LED, tanto el foco principal, como las luces de señalización con las de frenado. El estilo de estos es bastante vanguardista, complementando muy bien el look de esta moto, Me complace decir que la HR7 la lleva en cuanto a la estética, seguro ya capta muchas miradas en la calle.

El consumo declarado por fábrica es de 3,7 lt/100 km (33 km/lt) aunque la realidad de nuestras pruebas con uso mixto de ciudad y carretera nos arrojó un número más cercano a los 25 km/lt que es muy respetable dentro de su categoría, multiplicado por sus casi 17 litros de estanque, estamos hablando de una autonomía superior a 350 km,  a favor de la moto hay que declarar que fue exigida con el fin de transmitir lo mejor posible a nuestros queridos lectores lo que significa manejar esta máquina.

Para finalizar, la guinda de la torta, lo que hace que todo lo ya dicho tome un carácter exponencial, su valor muy atractivo, comercializada por Imoto, se encuentra actualmente en promoción a $3.790.000, hasta liquidar stock,  muy por debajo de su competidores.

Quedé muy contento con este test, entendiendo claramente la declaración de Loncin con su Línea VOGE y en particular con el modelo HR7, una moto que entrega una experiencia  completa, sobre todo por su precio, con una calidad que ya no da espacio para buscar la quinta pata al gato y que se abre espacio en las ligas mayores de las marcas clásicas. Ha sido un ascenso bastante brusco en la corta vida de la marca, desde las primeras motos que lanzó en el mercado hasta ahora. VOGE HR7 se vuelve muy atractiva si estás buscando la siguiente etapa después de una moto de 125-200 cc, ya que por un poco más de dinero saltas la cilindrada 300cc y quedas con una moto que te llenará por mucho más tiempo sin necesidad de cambiarla a corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube