VALENTINO ROSSI: «DE MIS RIVALIDADES ME QUEDO CON LA DE MAX BIAGGI»

El piloto italiano, quien hoy inició su último Gran Premio como piloto del Mundial de Velocidad en Valencia, hizo una completa radiografía a su extensa historia en la elite del motociclismo mundial. ‘Il Dottore’ habló de múltiples tópicos, incluyendo el de sus máximas rivalidades en el MotoGP. Valentino destacó sus épicos duelos con Marc Márquez, Jorge Lorenzo y Casey Stoner, pero destacó en primer lugar los duros años de batalla junto a su compatriota Max Biaggi, con el que luchó por adueñarse de las máximas portadas en Italia.

Entre 2000 y 2005 Biaggi y Rossi sostuvieron una de las máximas rivalidades históricas del MotoGP

Fuente: as.com

-Cuente sus sensaciones hace un rato al reencontrarse con sus motos campeonas.

-La verdad es que esta ha sido una temporada particular, sobre todo en la segunda parte después de decir que iba a ser la última. Voy a tratar de hacerlo lo más normal posible, pero no va a ser fácil. Siento una gran emoción ya desde hoy, ver todas las motos ahí juntas y a todos los pilotos de MotoGP aquí congregados, es una gran sensación. Ya veremos, trataré de dar el máximo durante este fin de semana y espero que podamos tener buenas condiciones climatológicas sobre todo para la carrera del domingo.

-Cuando se estaba sentando sobre todas sus motos campeonas, ¿ha sentido alguna emoción especial, algunos recuerdos de victorias que le hayan llegado?

-Tengo las motos en casa, salvo las Honda, tengo todas las Aprilia, todas las Yamaha, esas incluso están en mi casa, de hecho el modelo de 2004 está en mi cuarto de baño, perdón, en mi dormitorio, no en mi baño. Y todas las mañanas cuando me despierto la veo ahí… Verlas todas ahí reunidas da una sensación increíble, habla de una larga trayectoria. Si ves la primera te das cuenta de que ha pasado mucho tiempo, también si consideras que después de la última han pasado otros diez años desde el último título. Es una gran emoción, de verdad.

-El acto de anunciar la retirada es una cosa, y el de retirarse de verdad, otra. ¿Cree que va a tener una emoción especial?

-En primer lugar desde Austria, cuando lo anuncié, he recibido muchos mensajes de apoyo, sobre todo del resto de pilotos, de ahora y de antes, muchos grandes rivales, y eso ha sido fantástico. Siempre me imaginaba que llegaría el momento de esta rueda de prensa, sabía que tenía que llegar, y más fácil en Valencia, porque es un lugar especial pero al contrario, no especial. (Risas). Tengo que decir que es una sensación extraña la que me embarga y trato de actuar con normalidad, porque la carrera de Valencia suele ser un momento positivo para todo el mundo, significa que comienzan las vacaciones tras una temporada larga porque estamos compitiendo desde marzo, y todo el mundo está contento de tener tiempo después de la última carrera. Pero siempre piensas también que a partir del lunes la cosa cambiará, comienza un estilo de vida distinto. Y trato de evitar pensar en este sentido porque voy a continuar compitiendo en el automovilismo, voy a seguir siendo piloto y voy a tratar de disfrutar de este momento. Porque, sin duda, la vida cuando dejas de ser piloto de MotoGP te cambia.

-Dice que no tiene las Honda y ahora las tiene aquí. ¿Va a pedir que se las dejen llevar a casa para completar la colección?

-He hablado con Alberto (Puig) y le he pedido como mínimo la de 500, también porque esta 500cc es mía, es la moto que se supone que Honda me iba a dar, estaba preparado para llevármela, tenía el sitio reservado, pero por alguna razón no llegó la moto… Estaría contento de que cambiasen de idea y me la diesen. Aseguro que la mantendría intacta, con una temperatura perfecta y ocupando un lugar de honor en mi casa.

-¿Por qué le gustaría ser recordado?

-Creo que lo más positivo de mi carrera es que mucha, mucha gente ha empezado a seguir MotoGP para seguir mi carrera desde el inicio, y el deporte ha ganado en importancia, en Italia pero también por todo el mundo. Es bonito entender que durante mi carrera me he convertido en algo distinto, en una suerte de icono, y eso me da mucho placer. Para un piloto lo más importante es lo que sucede en la pista y los resultados, pero esto es lo mejor que he cosechado en mi carrera.

-Ha logrado dos cosas maravillosas en su carrera: nueve mundiales y lo de traer a todos estos pilotos que llevan el VR46. ¿Cómo compararía estas cosas?

-Es un gran placer tener a todos mis rivales de MotoGP y todos los que han competido contra mí en estas últimas temporadas y a otros más. Es una gran señal, es algo que me hace sentirme muy contento y seguro que vamos a mantener el contacto y también una muy buena relación en el futuro. Eso es lo mejor, creo.

-Circuitos como Le Mans, Austria o Silverstone quieren tener gradas amarillas en 2022. ¿Cómo se siente?

-Yo creo que esto va a continuar los próximos años. Por supuesto no será lo mismo, pero hay muchos aficionados que irán a los circuitos con camisetas y gorras amarillas y el número 46. Creo que esto es una buena noticia para el deporte porque esto animará también el ambiente en los circuitos. En cualquier caso, el próximo año acudiré a algunas carreras, y tendré mi equipo, pero tampoco sé cómo me voy a sentir viniendo un fin de semana de carreras sin pilotar. No sé si voy a disfrutarlo o no…

La suma de la fecha de su despedida da 46: 14+11+21 = 46.

-El resultado de la suma de estas fechas es increíble. No era fácil convencer a Dios de que hiciese esa combinación. Pero durante mi carrera ha habido muchas coincidencias que tenían que ver con los números. Quizás es una señal divina o una casualidad. No lo sabemos…

-¿Algún reproche en su carrera?

-He luchado mucho por ganar mi décimo título y he podido competir a buen nivel desde 2009. Hace ya una vida de entonces. Me habría sentido muy feliz si hubiera conseguido ganar el título de 2015. Y además, el número 10 habría redondeado el círculo, pero no me puedo quejar. He tenido una gran carrera y el número 9 es uno de mis favoritos. He tenido 89 victorias, 199 podios… es como mi número maldito. Cuando subí al podio en jerez pensé: ‘a que va a ser mi último podio…’. Pero no me puedo quejar de mi carrera.

-¿En este momento es capaz de entender mejor qué ha logrado y qué es para el motociclismo?

-Desde Austria, en estos últimos meses, he podido darme más cuenta y entenderlo mejor. Antes siempre miraba mi carrera en MotoGP desde mi punto de vista, como hacen todos los pilotos. Estás en una especie de visión de túnel; no es que sea un túnel negro o malo, pero sí que estás mirando todo desde tu punto de vista y es así para todo el mundo en MotoGP cuando llegan a cierto nivel. Y es muy difícil dar un paso atrás, mirar con perspectiva y ver qué ocurre alrededor, porque estás muy concentrado en un sector, en una curva, en mejorar, en recuperar una posición… Es una gran sensación poder entender todo desde fuera y me siento muy orgulloso por ello.

-Después de retirarse en motos correrá en coches el año que viene, ¿mantendrá la pegatina de Rossifumi?

-Siempre he tenido esa pegatina japonesa en mi moto desde 1996. Apoyaba mucho a los pilotos japoneses y era muy amigo de todos los pilotos japoneses de 125cc contra los que luchaba, así que no sé si pondré esa pegatina en el coche. Por qué no.

-Hace años dijo que la banda sonora de su carrera sería la de ‘La historia interminable’. ¿Querría cambiarla o la mantendría?

-No la quiero cambiar. A veces con el paso de los años había pensado que estaba a punto de terminar mi carrera, que estaba cerca del final, sobre todo a final de 2012, porque no sabía si ahí tenía suficiente potencial como para volver a luchar por victorias. Pero a partir de ese momento he continuado durante 10 años más, así que creo que la BSO de ‘La historia interminable’, a pesar de que se termine la historia, sigue aplicándose bien.

-¿Cuál es ahora su sueño?

-El sueño es tener una buena vida, disfrutar. El año que viene seré padre, estaré compitiendo (en coches), pero no tengo un sueño particular. Mi sueño era convertirme en Campeón del Mundo de MotoGP y lo he cumplido.

-¿Su rival o rivalidad favorita en estos años?

-La rivalidad en cualquier deporte, sobre todo en MotoGP, no es algo que te guste demasiado, pero es algo fantástico para dar el máximo, para sobrepasar tus límites y encontrar algo dentro de ti que ni siquiera intuías que tuvieras. He tenido grandes rivalidades durante toda mi carrera y lo he disfrutado mucho, especialmente en la primera parte, porque ganaba más. En la segunda parte perdía más, pero también la disfrutaba. Diría la rivalidad con Biaggi, porque era un duelo entre dos italianos y en Italia había mucho movimiento alrededor, también con Stoner, con Lorenzo, también con Márquez al final… Con todos los pilotos en los últimos años he disfrutado batiéndome con ellos. Lo recuerdas de una manera positiva, como algo especial.

-¿Qué es lo que más le enorgullece de su carrera?

-Creo que los resultados es algo que me satisface mucho y como decía antes hay mucha gente que se ha hecho grande y MotoGP se ha hecho también muy grande y más conocido y ha gozado de muchos más seguidores. Esta es mi primera pasión y es algo que ha ayudado a hacer más grande este deporte y también hay mucha que han empezado a seguir las carreras y creo que el haber conseguido esto es una gran sensación.

-Nunca le hemos visto llorar en público ¿Piensa que después de la carrera de Valencia habrá alguna lagrimita?

-No sé honestamente qué ocurrirá después de la carrera. Espero hacer una buena carrera y llegar al final pero no puedo predecir que sensaciones tendré, Seguro que disfrutaré y seguramente reiré, no suelo llorar mucho, es mi talante y honestamente espero no llorar.

-¿Luca Marini echará de menos los entrenamientos? ¿Cómo cambiará el trabajo de VR46?

-Estoy de acuerdo con Luca pues en estos últimos años hemos estado muy cerca de muchos pilotos desde la Academy, porque es divertido y pasamos las tardes juntos y a veces repasamos las sesiones de entrenamientos u otras cosas. Son grandes momentos y el ambiente de carrera ya sabemos que es peculiar y cada uno tiene un carácter distinto de pasar los fines de semana de carrera. Quiero venir a algunas carreras, no sé si seré capaz pero lo mismo el año que viene organizamos algo para pasar el tiempo justo.

-¿Cómo lleva todo esto?

-Estoy bastante triste, pero el momento más feo ya lo he pasado, que fue cuando decidí dejar la competición. Me encontré pensando qué es lo que haré el año que viene y en torno a junio sí que fue un momento duro porque si hubiera estado más competitivo habría seguido, pero no lo era y tuve que retirarme. Ese fue un momento difícil. Pero ahora me siento bastante bien. Tenemos que seguir concentrado en las carreras, porque no es fácil.

-Le han llamado el Peter Pan del deporte. ¿Cuál es su pensamiento positivo que le ha ayudado?

-He tenido fortuna a nivel físico porque soy una persona grande, físicamente estoy bien y me siento joven. Y luego a nivel de carácter siempre me ha gustado pilotar, esto lo descubrí desde pequeño. Siempre me gustaba competir con los demás y trabajar con mi equipo para intentar mejorar. El domingo, cuando te van bien las cosas, es una sensación que no te reporta otras cosas en la vida. El haberme divertido siempre. No creo que vayan a cambiar las cosas a partir del lunes.

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio