ULISES NILO, “UN FOTÓGRAFO AL QUE LE GUSTA ANDAR EN MOTO”

Por Alexis Vásquez H.

Fotos : José Riquelme

Foto portada : Ulises, nuestro entrevistado, con su camarita Fuji, con una Agfa antigua de la Revista y su libro con las imágenes de 200 años de la Alameda

Síguenos en Facebook, Instagram, Youtube y Twitter

No sale a ninguna parte sin su camarita Fuji X100, estilo vintage, “por si bajan un día los extraterrestres”.
Duerme y vive en su casa del Barrio Italia de la capital con sus 3 motos : Una Lambretta del  60, la KTM 990 del 2012 y una XC300 2016 de enduro.

Tipo contento Ulises, comparte dos amores, por la fotografía y las motos. En la foto con su pequeña Fuji, esperando la invasión extraterrestre

Con eso le basta y sobra a Ulises Nilo Gatica, 49 años, sagitario, para ser feliz, inmensamente feliz según se le puede ver en sus recorridos constantes por las calles del gran Santiago –esperando el golpe noticioso para capturarlo con su camarita piola, sencilla, “así nadie te la va a pelar”- o arriba de los cerros junto a su KTM, en compañía de sus amigos queridos.

Hijo de profesores (“mi viejo era de matemáticas y mi mamá de inglés”), se crió junto a sus 6 hermanos entre Salvador y Plaza Italia, pero viviendo también algunas temporadas en Argentina y Estados Unidos, además de visitas a Uruguay, como familia itinerante que se precie.

De hecho su nombre Ulises responde a “Odiseo”, el personaje homérico de los viajes.

La historia y los viajes en mundos paralelos. Se fue a recorrer los 200 años de historia de La Alameda, tal como lo hace para ir a su casa de vacaciones en Ensenada, Puerto Varas

Dentro de la fotografía publicitaria es un capo de verdad, reconocido por todos, combinándola con trabajos constantes para la Revista YA de El Mercurio, pero jamás abandonando las motos.

Hoy en día su nombre, y el de su hermana  Andrea, aparecen ligados a la industria editorial por el libro que sacaron recientemente respecto a los 200 años de la Alameda y que ha sido comentado en redes sociales por la calidad y “originalidad” de sus imágenes antiguas.

-¿Quién es Ulises Nilo?, le preguntamos de entrada…

“Un fotógrafo al que le gusta andar en moto?

  • ¿Y cuándo comenzó este romance con las 2 ruedas?

“Siempre me gustaron, pero mi mamá (Andrea) amenazaba con echarme de la casa si llegaba con una. Lo raro es que la primera en atreverse fue mi hermana Paz, un año mayor, que apareció de la noche a la mañana con una Fazer Yamaha. Después que caché que no tuvo que irse de la casa, jajaja, asomé yo con una Yamaha XT250 preciosa, con estanque azul-amarillo, comprada en Motorrad”.

Primeros años en el enduro, vemos a un Nilo jovencito

Ulises tenía 23 años, ya había salido del Luis Campino y había estudiado fotografía por dos años en Foto Forum.

Parece foto de los tiempos de Kausel o de Horta, pero es Ulises, no hace mucho tiempo atrás
  • ¿Y cómo has desarrollado tu carrera fotográfica?
    “Hice la práctica en el Fortín Mapocho para luego pasar a la Revista Análisis, donde realicé fotografía periodística. De allí a la Zona de Contacto de El Mercurio, revista Ya, Revista del Sábado y también en Revista Caras, donde trabajé 7 años. Me dí esa vuelta larga para llegar a la publicidad que es a lo que me dedico hoy principalmente. Más aún, mi casa está convertida en un taller para producciones fotográficas de otros colegas, a los cuales se las arriendo. Así estoy tranquilo y puedo dedicar tiempo a mi pasión por las motos”.
  • Te hemos conocido siempre como endurista y también como legionario del desierto…
    “Chile es un paraíso para practicar enduro. Lo dejé por un tiempo para dedicarme a los rallies en el Norte Grande y en Copiapó. Pero como hubo un año muy malo en términos económicos, debí ausentarme de las competencias. Volví el año pasado al enduro, fundamentalmente por  la posibilidad de correr en circuitos nuevos, aunque cada vez estoy más lento, jajajaja. Trato de ponerle, pero los otros andan más fuerte. He corrido el FIM en Mayores de 42 años y también el Hare, donde terminé al menos 4°”.
  • ¿No te sientes un experto?
    “Noooo, soy intermedio. Mis metas son terminar los Desafíos y que en el FIM no me eliminen por tiempo, cada carrera es una prueba. Mientras más kilómetros tenga una prueba, mejor, por un tema de resistencia y porque no cometo errores, no me vuelvo loco, tal como lo comprobé recién en la Copa del Rey, donde me metí con harto temor a la tierra en la KTM 990. Yo diría que no me queda mucho tiempo dentro de las carreras y por eso quiero hacerlo todo. Sin tanta velocidad, solo para pasarlo bien, tanto así que muchas veces me voy el día anterior a las carreras y duermo en carpa”.

    Lo extremo tampoco asusta a nuestro amigo. Red Bull o Hare Scramble

     

  • ¿Cuáles han sido tus logros en el Desierto?
    “Un 1° en mayores de 42 en Copiapó; un 1° en Intermedios con Rodrigo Barrios en Iquique; y, un 2° con el mismo partner en expertos pareja”.

    Desafío del Desierto y uno de sus protagonistas habituales

     

  • A propósito de Barrios, el enduro se presta para la camaradería…
    “Todos mis amigos son de las motos. De hecho, me reencontré con un amigo como Carlos Plonka que estudió como yo en el Campino. Pero además de ellos dos, nos vemos siempre en Shangrilá, en Chicureo, en Nido de Cóndores o fuera de los circuitos con Claudio Nilo (aún no encontramos el parentesco), Pepe Dollenz, Leo Pastorino, Jairo Sánchez o Sebastián Rodríguez”.

    Práctica en Ritoque

     

  • Claro que al primer MotoGP de Río Hondo fuiste de espectador con una hermana.
    “Con Mónica, la doctora, que es fanática de Valentino Rossi!!!. Ahora hay que ir a ver el Mundial de súperbike a San Juan.
  • ¿A cuál de tus papás le hubiera gustado tu estilo de vida”.
    “A mi papá (Sergio), sin duda. Me gustaría que estuviera vivo, lo disfrutaría. En cuanto a mi mamá, cada vez que salgo me dice “me imagino que no vas a ir a una carrera”, jajajaja”.
  • Y ahora con libro propio
    “Fue un proyecto que emprendimos con Andrea, mi hermana menor e historiadora, y nos está dando muchas satisfacciones. Tiene un valor por el rescate de la memoria histórica del país”.
  • ¿Y este libro, que contiene decenas de fotografías de la Alameda como postales para ser enviadas al resto del mundo, dónde se adquiere?

    “Está en la Librería Qué Leo de Plaza Italia, pero mejor que lo compren directamente a $ 10 mil pesos…ulisesnilo@gmail.com. Es más barato, jajajaja”.

  • Un niño grande realmente disfrutando con todo
    “Así es, un niño grande”, y Ulises vuelve a reír con las ganas de siempre.

En Instagram :   Ulises_nilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *