SALVADA MILAGROSA

Corría junio de 1983 y el Mundial de Motociclismo de Velocidad llegaba a su circuito insignia: Assen, el cual sería epicentro de un accidente pavoroso, luego que el campeón reinante de 500cc Franco Uncini sufriera una caída tras la cual fuera arrollado por Wayne Gardner que lo dejó en estado de coma. Si bien se pensó lo peor, el italiano logró recuperarse hasta el punto de iniciar una segunda etapa de su vida que lo ha tenido por más de 30 años como hombre clave en temas de seguridad del MotoGP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *