ROCO HERRERA Y LA VOGE 300, UNA COMBINACIÓN DE TEMER EN LAS BIG TRAIL

El joven piloto de 17 años se ha convertido en una de las revelaciones en las competencias de Big Trail, tal como lo certifica su tercer triunfo consecutivo alcanzado el último fin de semana en el Hare Scramble Cross Country, donde volvió a exponer las bondades de la Voge 300 importada por Imoto, una máquina que el propio Roco recomienda a todos aquellos que busquen desafiar sus límites, ya sea en la Copa del Rey o en el mismo HSCC.

Miembro de una gran camada nacida en la cantera del FIM Junior,  y en la que figuran pilotos como Juan Pablo Clericus, José Ramdohr, Simón Lama, Martín Fernández, Martín Escudero, entre otros, ‘Rococo’ siempre se ha rodeado de un ambiente motero, especialmente en las dependencias de ELF MX Metzeler, donde desde corta edad ha escuchado las mil y una historias de su padre Jorge Herrera y de su especie de ‘abuelo’ Erhard Kausel, quienes le dieron las directrices para enrolarse con una buena base en las competencias de enduro.

Si bien Roco fue muy competitivo en las series infantiles, hace rato que no escuchábamos de él en las pistas de carrera, una tendencia que afortunadamente se ha revertido en este 2023 que lo ha visto volver a la senda protagónica en una modalidad poco usual para los pilotos de su edad como lo son las Big Trail, en las que ha retomado el sabor de los triunfos.

 

¿Cómo se dio tu nexo con las carreras Big Trail?

“Hace un tiempo acompañé a mi padre (Jorge) a una de las fechas de la Copa del Rey, me gustó ver a las motos grandes corriendo enduro. Quedé con ganas de competir en esas categorías, y este año, de la nada, me dieron la oportunidad de subirme a una Voge y de ahí no he parado, ya que lo he pasado ‘la raja’”.

 

¿Cuán desafiante ha resultado pasar a estas motos más pesadas y físicas en su manejo?

“No lo he encontrado muy distinto con respecto a lo que estaba habituado en las categorías tradicionales del enduro. Es entretenido y se pasa muy bien sobre la moto, ya que te sientes muy firme sobre ella”.

 

Están derribando un mito.

“Si, parece una locura correr en Big Trail, pero se puede, es muy bacán y entretenido. Las motos aguantan bien, una lavadita y mantenimiento normal tras las carreras y están listas para volver a la pista”.

“Agradezco a todos los que me apoyan, en especial a mi padre y a Erhard Kausel que siempre son los que más apañan, y por supuesto a mi mecánico César Conejeros (en la foto) y su hija Ángela que están en todas”.

 

¿Qué tal se ha dado tu adaptación a la Voge 300?

“Es la moto que está representando MX y la verdad es que su rendimiento es increíble. Para el precio de la moto (económica) es una locura lo que te ofrece. Obviamente debo hacer algunos cambios cuando paso de la Big Trail a la moto de enduro en las carreras del HSCC (compite en ambas modalidades), pero lo fundamental es que la Voge te entrega seguridad y, si bien obviamente es más pesada y tiene una aceleración más progresiva que una moto 250cc, no cansa como uno pudiera pensar. Es asunto de adaptarse a ella”.

¿Cuáles dirías que son sus principales cualidades?

“Es una moto que tiene todo lo que se necesita, es cómoda, no falla y además te apaña perfecto en estas carreras endureras en las que pasas por zonas de piedras y huellas complicadas. No tengo nada negativo que decir sobre la Voge”.

 

Tremendo regreso a las victorias.

“Si, no ganaba desde mi época en las series infantiles, y la verdad es que estoy muy contento por como se han dado las cosas en las carreras Big Trail.  Las pistas del Hare, al compartir escenario con motos nacidas para el enduro, se rompen mucho más que las de la Copa del Rey, por lo que es más peludo rendir bien, pero me las he ingeniado para completar 3 triunfos sucesivos”.

¿Qué objetivo te marcas a futuro en tu carrera motociclística?

“Ninguno en especial. En este regreso a las motos mi principal meta es pasarlo bien, y eso es precisamente lo que estoy haciendo en la Copa del Rey y el Hare. Me he divertido mucho en las carreras y además me reencontrado con las victorias que era algo que echaba de menos. La idea es seguir disfrutando y si se puede ganar mejor aún”.

 

 

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio