PANCHO GUZMÁN: “ESTOY VOLVIENDO A DISFRUTAR ARRIBA DE LA MOTO”

El motociclismo es un deporte adrenalínico como pocos, de aquellos que hacen subir las pulsaciones a tope, pero que también generan dramas inesperados de un momento a otro como bien lo supo padecer Francisco Guzmán, quien en uno de los periodos más destacados de su carrera deportiva sufrió una situación extrema mientras disputaba el EnduroGP de Alemania 2017 que le llevó a replantear muchas cosas y entrar en una espiral negativa que se tradujo en caídas, lesiones, falta de confianza y problemas de salud que en definitiva motivaron su deserción del ISDE de Viña del Mar. Hoy, sin la presión de los últimos años, y enfocado principalmente en sus estudios de Ingeniería Comercial en la Universidad del Desarrollo, “Panchito” ha vuelto al enduro en el Metropolitano, consiguiendo rendimientos y sensaciones arriba de la moto que lo están reencantando con el deporte que lo apasiona.

Por Ignacio Psijas, fotos: HEMPhotografia

Estar en un centro asistencial lejos de tu país, solo, sin conocer el idioma y con un cuadro médico bastante delicado puede transformarse en una situación potencialmente desastrosa para un joven menor de edad. A Francisco Guzmán Lafontaine le tocó vivir una situación de este tipo en octubre de 2017 cuando su sueño de correr el Mundial de Enduro se convirtió en una verdadera pesadilla al sufrir una dura caída que lo dejó con saldo de lesión en el bazo durante el GP de Alemania en Zschopau. Tras algunos días de hospitalización, el capitalino logró volver a Chile para iniciar el proceso de recuperación, y si bien su regreso a las pistas fue bastante rápido, las consecuencias físicas y psicológicas tras ese negro momento en tierras germanos se tradujeron en un sinnúmero de caídas y abandonos que lo llevaron a tomar la decisión de abandonar la competición justo antes de la disputa del Six Days de Viña del Mar.

Ver a un joven piloto que soñaba con llegar a lo alto de su deporte en esta situación es lamentable, sin embargo, tal como reza el viejo adagio popular “lo que no te mata te fortalece”, Guzmán ha dejado atrás las malas vibras para concretar su vuelta a las competencias, aunque ahora tomándose las cosas desde un punto de vista más relajado.

“Durante los últimos años estaba corriendo muy auto-presionado, tuve muchas caídas, lesiones, por lo tanto en 2018 tomé la decisión de salirme de las carreras. De hecho no tenía pensado competir este año después de todos los accidentes que sufrí, pero me comencé a sentir bien, retomé los entrenamientos en moto y estoy volviendo a correr feliz en las fechas del Metropolitano. Lo estoy pasando muy bien, que es el aspecto más importante en las carreras”, comenta el piloto de KTM al momento de referirse a su regreso a las pistas.

Guzmán, siempre bastante autocrítico con su rendimiento, no duda en catalogar sus últimas temporadas como “muy malas”, pero lejos de quedarse con lo negativo, se declara feliz con el nuevo renacer que está viviendo en las competencias.

“Siempre se aprende de los errores. Ahora me encuentro en un periodo en el que estoy disfrutando de las carreras. En Melipilla la pista se rompió bastante y sufrí una caída muy fuerte en la segunda vuelta de la especial de enduro, pero aún así creo que fue una muy buena fecha, ya que siempre es buenísimo correr en un circuito nuevo en el que se emparejas las opciones de todos”, expresa Guzmán tras una fecha que lo dejó tercero en la scratch superando en estrecho duelo por los cronos a Nico Bascuñán.

Guzmán trofeo en alto junto al ganador Sebastián Taverne, Diego Herrera, Nicolás Bascuñán, Josué Smith y Franco Petrowitwch en el podio de la categoría EnduroGP del «Metro» en Melipilla.

Si bien los buenos resultados conseguidos por Guzmán en las primeras fechas del Enduro Metropolitano invitan a verlo potencialmente como candidato a los primeros planos en el Nacional FIM, el propio piloto asume que los estudios están por sobre todas las cosas. “Solo tengo planificado correr el Metropolitano y la Pato Cup, porque lo demás me quita mucho tiempo pensando en que entré a estudiar en la universidad. Ahora la prioridad la tiene la UDD (Universidad del Desarrollo), pero creo que nunca pararé de hacer enduro que es una pasión”, indica Panchito, consciente de las nuevas responsabilidades que le depara la vida, aunque sin dejar de lado su afición por el enduro competitivo.

Como se puede apreciar los desafíos deportivos del piloto santiaguino lucen bastante acotados, pero ojo con el futuro, ya que un joven con la proyección de Guzmán siempre tiene margen para soñar con palabras mayores… y por qué no volver a pensar en una inclusión en futuras participaciones del equipo chileno en el ISDE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *