NO TENÍA POR QUÉ HACERLO…PERO NANI ROMA SALVÓ A “MONSIEUR DAKAR”

marca.com
Foto Portada : Peterhansel y Nani Roma, quizás no tan amigos, pero compañeros de equipo y colegas de profesión

Stéphane Peterhansel sigue teniendo muchas opciones de ganar el Dakar gracias… a Nani Roma. El de Folgueroles se detuvo a ayudar a su compañero de Mini, que se quedó atrapado en un lecho de fesh-fesh (arena blanda con textura de polvos de talco) cuando apenas quedaban 30 kilómetros para el final de la etapa.

“Me quedé atrapado en una zona de un fesh-fesh tan profundo como nunca había visto”, relata Monsieur Dakar a MARCA. “Era una curva pequeña, llegué un poco largo y caí a un lecho de polvo que era como nieve. Cuando salí del coche me hundí como 80 centímetros”, comentaba señalándose la cintura, hasta donde le llegaba la trampa de arena.

Fue en ese momento cuando apareció su salvación: “El coche estaba totalmente atrapado, no había forma de salir hasta que recibimos la ayuda de Nani Roma. Normalmente ese no es su trabajo, no tiene por qué pararse, lo siento mucho por él porque también ha perdido tiempo”.

El propio Peterhansel reconocía que le sorprendió que Nani se parase a ayudarle: “Le dije que quizá no era una buena idea que se parase, pero aún así lo hizo. Fue un gesto muy bonito de su parte”, decía haciendo un gesto de agradecimiento juntando sus manos.

Es la segunda vez que Monsieur Dakar se libra de un castigo mayor por una encallada en las dunas. En la segunda etapa también quedó atrapado, en parte por una mala regulación de la presión de sus neumáticos, y recibió la asistencia de Cyril Despres.

El gesto de Nani Roma tiene especial valor porque, aunque son compañeros de marca, los pilotos de los Mini 4×4 no tienen orden expresa de parar a ayudar a los de los buggies. Premio Fair Play para Nani Roma.

NANI : “HICE LO QUE ME HUBIERA GUSTADO QUE HICIERAN POR MÍ”

Nani Roma no tenía obligación de parar a rescatar a Peterhansel, el piloto que le precedía en la clasificación general de coches del Dakar 2019, pero lo hizo en un gesto de deportividad que le honra.

“Me he encontrado a Stéphane en el fesh-fesh y lo he sacado. Estaba en la mierda, pero aparte de competidores somos compañeros y he hecho lo que me hubiese gustado que me hicieran a mí”, argumentaba el piloto español. “Es el espíritu de esta carrera, lo he decidido con Alex, creímos que era lo correcto”, añadía.

El francés agradeció el gesto. No en vano le ha salvado el Dakar porque estaba atrapado en un río de fesh-fesh de casi un metro de profundidad, una trampa similar a la que ha caído también Carlos Sainz hoy. “Me lo ha agradecido. Ahora me debe una y eso siempre es bueno. Puede haber gente que no lo entienda pero si te encuentras a Stéphane (Peterhansel) y David (Castera) que son amigos hasta arriba de arena y les ayudas”.

“Demasiada diferencia”

Nani Roma llega al ecuador del Dakar en una buena posición, aunque algo lejos de la cabeza para lo que le hubiese gustado al piloto de Mini. “La distancia es un poco demasiado, pero la segunda semana será más dura y las diferencias serán mayores. Hasta hoy hemos hecho lo que queríamos, no parar cada día, aunque estamos algo más lejos de lo esperado”, reconocía.

Roma pasó un momento delicado en la primera parte de la especial, donde estuvo cerca de tener un disgusto por un peligro no marcado en el roadbook: “nos hemos comido un peligro 3 que no estaba marcado, una zanja que nos hemos comido entera. Hemos rebotado dos veces, pinchado y con el coche abierto de ruedas, que luego era muy difícil de conducir… Pero al final a todos nos tienen que pasar cosas”.

El doble ganador del Dakar tuvo palabras de crítica para la organización de la prueba por no haber neutralizado la etapa antes cuando la niebla comenzó a convertir la etapa en peligrosa: “Esa segunda parte de etapa pensamos que no la haríamos o que se pararía en el control de paso 3. Hemos hecho un sinsentido, correr con unas condiciones de niebla a un metro del suelo, con mucho fesh fesh… es peligroso, pero bueno, aquí estamos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *