NADIE DIJO QUE IBA A SER FÁCIL: »LA ROJA» Y SU ODISEA CORDILLERANA

Fotos y videos: Alan Aliaga, Coto Dollenz y Juan Ignacio Costabal
Foto portada: Tatán Taverne en plena cordillera, en medianoche de viernes

Esperábamos tranquilos noticias de los numerosos chilenos, pilotos y acompañantes, que debían llegar en horas tempranas de la tarde de ayer viernes a San Juan, Argentina, sede de los Six Days #97 de la historia. Un total de 46 competidores nacionales deben hacer el cruce cordillerano (principalmente por el Paso Cristo Redentor) recorriendo los 530 kms. entre Santiago-San Juan, con una estimación de 8 horas 5 minutos, o un poco más lejos dependiendo de la región de salida.

Sin embargo, a las 4 y media de la tarde un video de nuestro amigo y colaborador permanente Alan Aliaga nos alertó de la tremenda cola/fila de vehículos en el paso cordillerano, viajando a los tiempos del Ejército Libertador de principios del Siglo XIX , pero sin trámites aduaneros. Alan, su hijo Benjamín y sus amigos Cuadra salieron a las 4.45 de la madrugada del viernes y aún no lograban el objetivo.


Luego, lo mismo por parte de Juan Ignacio Abascal de ProTech y, para rematar, otras imágenes enviadas a nuestro director por el corredor Coto Dollenz dando cuenta, a las 23.30 horas de Chile, del cansancio de parte del Team Chile, intentando el cruce por una frontera que cerraba a las 22 horas y que desde las 00:00 estaría con cortina de hierro debido al mal tiempo pronosticado por meteorología. Allí se veían por nuestro Instagram @smotosrevista poniendo el pecho a las balas y al frío Tatán Taverne, Jere Schiele, Nico Pakciarz, Agu Cortez y los Clericus, entre otros.


Pese a lo previsores, nuestros seleccionados e integrantes de clubes pasaban las molestias de casi un día de traslado por la burocracia y el mal manejo -a la vista- en el funcionamiento de las aduanas, chilena o argentina.
Reconocimiento especial aquí al piloto-instructor Marco Gerbaud y su team, que había llegado un día antes a San Juan previendo el fin de semana largo (con cientos o miles de chilenos pasando a comprar al otro lado, fundamentalmente, con un buen cambio en las divisas) y por las amistades hechas en la ciudad trasandina después de las veces que fueron a correr.


Gerbaud y cía. viendo los enlaces

A las 3.30 de la madrugada Dollenz nos comunica que la épica había concluido y que la Expedición Chilena ya podía proseguir camino hacia la gloria deportiva.

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio