smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

MOTO HONDA RC 213V-S FUE SUBASTADA EN US$ 238 MIL DÓLARES

soymotero.net

Las motos japonesas, además de reputación de bien fabricadas, no suelen ser motos especialmente caras debido a que producen en masa y con el paso del tiempo sigue habiendo unidades. Aun así, algunas unidades consiguen alcanzar precios desorbitantes en subasta y una de ellas acaba de batir el récord.

Estamos acostumbrados a ver motos que salen a subasta y, también, a ver como la mayoría de las motos que están en la parte alta de la tabla en lo que a precio se refiere no son japonesas sino europeas o estadounidenses y, además, con muchos años encima como pudimos ver en nuestro artículo de las 10 motos más caras jamás subastadas. Lo que no es tan habitual es ver que una moto japonesa rompa la barrera de los 200.000 euros en subasta y más aun tratándose de una moto fabricada en serie (no hablamos de prototipos de MotoGP). De hecho hasta ahora el importe más caro jamás pagado por una moto japonesa en subasta había sido por un prototipo pre-serie de la Honda CB750 de 1968. Hubo cuatro unidades y una de ellas se vendió por 221.600 dólares en 2018. Ahora esa cifra ha sido batida en 16.100 dólares por una moto moderna y especial a la par, la Honda RC213V-S.

No cabe duda de que desde que llegó al mercado acaparó todas las miradas y los deseos, al fin y al cabo es lo más parecido a una moto MotoGP que ha existido con el permiso de la Ducati Desmosedici. De hecho, es la única MotoGP que se ha producido en serie en la última década y, además, se fabricaron solamente 213 unidades motivo por el cual cada una de ellas tiene un valor en alza según va pasando el tiempo.

Solamente los retrovisores y la placa nos recuerdan que es una moto de calle
Solamente los retrovisores y la placa nos recuerdan que es una moto de calle

De hecho, aunque solamente han pasado cinco años desde su lanzamiento, hay que recordar que se vendieron por 184.000 dólares en la versión para calle a los que había que sumar otros 12.000 si se quería el kit para circuito que aumentaba la potencia a la vez que reducía ligeramente el peso. Con ello se conseguía una moto tan cercana a la de competición que nos recordaba a las Open que fabricaba Honda para los equipos carreras-cliente. Pero aun va más allá y es que, con la limitación actual de entrenamientos que tienen los pilotos y equipos de MotoGP, hemos visto como los pilotos de HRC entrenan con ella ya que se trata de una moto de calle y, por tanto, cumple el reglamento.

Esta subasta que ha tenido lugar en el propio Japón, demuestra que esta moto se trata de una buena opción visto lo visto, porque las ventas previas de esta moto han superado esas cifras notablemente. Teniendo en cuenta esta situación el ganador (del que no se ha desvelado la identidad) ha conseguido una moto con la que, a medio plazo, puede ganar una gran suma de dinero. Lo que no sabemos es si esa máquina, que cuenta únicamente con 161 kilómetros en su marcador, volverá algún día a rodar o pasará a ser parte de una colección y la habremos “perdido” para siempre. En cualquier caso, parece que tendrán que pasar muchos años hasta llegar a alcanzar el precio más alto que conocemos por una moto y que superó ampliamente el millón de dólares. Eso sí, si no te llega el dinero no desesperes. Siempre podrás fabricarte tu propia RC213V-S a partir de una MSX 125.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube