MERCADO: EL PRECIO MANDA A LA HORA DE ELEGIR UNA MOTO

soymotero.net

El Observatorio del Motor de la financiera Cetelem (España) arroja interesantes, incluso curiosas, cifras estadísticas acerca de los compradores de coches y, como novedad, motos. Por ejemplo, que el precio es el factor más importante para 3 de cada 4, o que compraron su moto hace 5 o menos años. Pero también la satisfacción previa con la marca y el buen servicio post-venta.

La financiera Cetelem, del grupo bancario BNP Paribas y que hace poco anunció su patrocinio del Campeonato de España de Velocidad, presentó su habitual y esperado estudio estadístico de tendencias del mercado de motor. Como novedad, este año también se incluían en el estudio las motos. ¿Cuál es el perfil típico del comprador de motos en España? Pues alguien que ha comprado su moto hace 5 o menos años: nueva o de segunda mano, tiene su moto hace relativamente poco tiempo (70 por ciento de encuestados). Entre ellos, dominan quienes la compraron hace 1 a 3 años (30 por ciento del total). Sólo un 9 por ciento compraron su moto hace más de 10 años.

El proceso de decisión estuvo influenciado prácticamente al 50 por ciento por la opinión de amigos o familiares, y la de los medios dedicados. Sólo uno de cada tres se fió de la tienda o concesionario, y uno de cada cinco de las redes sociales.

Manda el precio

En cuanto a las motivaciones de compra, claro dominio del precio: 3 de cada 4 compradores consideran que ése fue el factor decisivo final. Nos llamó la atención que en coches ocurre igual (manda le precio), pero no es así en el sector del caravaning: para ellos, el servicio postventa o la confianza en la tienda es el factor principal. Teniendo en cuenta que el caravaning tiene cierto paralelismo con las motos (se compra bastante equipamiento o accesorios a posteriori, se necesita servicio) parece que las tiendas de motos tienen camino por recorrer en este sentido.

ampliar foto

Por detrás del precio, en motos, están la satisfacción previa con la marca o el buen servicio postventa recibido. Respecto del lugar de compra, para un tercio de los encuestados la marca de la moto es más importante que la tienda donde se compra, pero para casi dos tercios la importancia de la marca y la tienda es equivalente. Una minoría considera más importante la tienda que la marca. De hecho, una vez elegida la marca o modelo, el 91 por ciento afirma que visitó varios concesionarios para comparar ofertas antes de comprar.

El punto de venta fue en la mitad de los casos una tienda multimarca, y sólo en un tercio de las ocasiones un concesionario monomarca. La compra se realizó la mitad de las veces en efectivo, y uno de cada cinco pagó su moto nueva con un préstamo personal de su banco. Sólo un 11 por ciento usó la financiación ofrecida por la marca o tienda, y otro 9 por ciento la financió con una entidad especializada.

En cuanto a una posible compra futura (el 12 por ciento declaró estar pensando en comprar una moto el próximo año) dos terceras partes lo harían en una tienda multimarca frente a un tercio en un concesionario monomarca.

Accesorios y complementos

Además de la moto, la mayoría de los encuestados compró un casco (68 por ciento). Declaran un gasto medio de 235 euros en ese elemento obligatorio de protección. En segundo lugar entre los elementos comprados están los guantes: algo más de la mitad (54%) declara haberlos comprado también, y el gasto medio en este caso es de 101 euros. La chaqueta es el tercer elemento más comprado (35 por ciento) y el gasto medio en esa prenda subió a 179 euros.

Por detrás de casco, guantes y chaqueta, encontramos las botas: uno de cada cinco compró botas dedicadas con un gasto medio de 132 euros. Casi igual, los pantalones, gastando en este caso 115 euros. Y la minoría (un 14 por ciento) compró un mono o traje, con un gasto medio de 234 euros.

ampliar foto

En cuanto a piezas, la mitad compró algo para su moto nueva. Uno de cada tres accesorios con un valor medio de 193 euros, y uno de cada cinco elementos térmicos (la mayoría suponemos puños) con un valor de 109 euros promedio. La compra de estos elementos (accesorios o equipamiento) de hizo en su mayor parte a través de la tienda multimarca (60 por ciento) pero ya aparece un 30 por ciento de compras por internet.

Las motos eléctricas

El estudio tenía algunas preguntas acerca de las motos eléctricas. Hay que tener claro que a veces las intenciones son una cosa y las realidades, otra. En el estudio de coches, las tendencias han cambiado mucho pero el mercado no tanto. En 2007, en esta misma encuesta el 61 por ciento de quien pensaba comprar un coche quería un diésel, un 23 por ciento gasolina y un 10 por ciento híbrido. Esto, hace diez años: en la encuesta actual, el diésel ha bajado al 26 por ciento y los de gasolina han subido al 37 por ciento. Los híbridos han subido del 10 al 29 por ciento, y los eléctricos que antes casi no estaban (3%) ahora suben al 7 por ciento. Esto era y es la intención de compra: la realidad es que los encuestados compraron en un 52 por ciento diésel, 45 por ciento gasolina, 2% híbrido y 1% eléctrico.

ampliar foto

El dato sorprendente en cuanto a los compradores de motos pensando en eléctricas es que una mayoría acepta pagar más por ellas. El 72 por ciento nada menos: un 21% hasta un 10 por ciento más, un 35 por ciento aceptaría pagar hasta un 30 por ciento más, y por último un 16 por ciento de encuestados afirma que compraría una moto eléctrica aunque costara más del 30 por ciento extra sobre una de gasolina.

¿Por qué no se venden más motos eléctricas? El 60 por ciento opina que no tienen suficiente autonomía y el 42 por ciento que son demasiado caras.

ampliar foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *