smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

MARTÍN CALVO Y SU DRAMÁTICA EXPERIENCIA CON EL COVID-19: «EN UN MOMENTO PENSÉ QUE MORÍA»

Foto portada: Calvo y su clan familiar de regreso a la pasión tuerca

 

Animador por más de 15 años del enduro nacional con buenos resultados en el FIM y torneo regionales como el CEO O’Higgins, la vida de Martín Calvo Lante delle Rovere cambió en 180 grados durante el último mes de marzo cuando se convirtió en el caso 300 y fracción de personas con coronavirus en Chile. El oriundo de Quinta de Quilcoco, amante de las motos, helicópteros y deportes acuáticos, estuvo 10 días hospitalizado, un periodo que se le hizo eterno y en el que llegó a temer por lo peor. 8 meses más tarde, y con la tranquilidad que otorga el paso del tiempo, el piloto del Lemon Racing nos cuenta detalles del duro proceso que vivió durante el primer trimestre de 2020 y la gran alegría de estar recuperado en un 100%, con la mente inyectada de ambiciosos planes incluyendo una eventual participación en el Six Days de Italia 2021.

Calvo sueña con volver pronto a dar full gas en los campeonatos FIM y CEO O´Higgins

CALVO Y UN 2020 QUE JAMÁS OLVIDARÁ

Golpe abrupto

«Este año tenía todas las ganas de hacer mucho enduro, de ganar el título del CEO que se me escapó por nada en 2018, pero llegó la pandemia y todo cambió, partiendo por el hecho que yo mismo sufrí el coronavirus. Fui el caso 300 y fracción de Covid-19 en Chile. Estuve 14 días bien cagado, 10 de ellos internado en la clínica. La verdad es que lo pasé pésimo».

Síntomas

«Experimenté fiebre y dolor de huesos, y si bien afortunadamente nunca perdí el olfato ni necesité oxígeno, lo cierto es que este mal no se lo deseo a nadie. Nunca antes había estado internado. Nos contagiamos junto a mi señora y mis tres niños. Ella estuvo complicada, pero mis hijos tras un día de síntomas ya estaban totalmente recuperados».

Días eternos

«Llegué a la clínica por neumonia. Pasé varios días en que mi condición no mejoraba, sino que al contrario, me iba sintiendo peor. Además me sentía tratado como un leproso, seguramente porque era uno de los primeros casos de personas internadas en Chile».

Al borde del abismo

«Ha sido por lejos el peor momento de mi vida. En un minuto dado pensé lo peor. Llevaba cinco días en la clínica sin progreso alguno, lo que me hizo pensar internamente que moría, que me iría cortado. Lo hice todo para callado sin decírselo a nadie, pero la verdad es que veía las cosas muy mal. Afortunadamente a partir de ahí me fui mejorando de forma satisfactoria y pronto fui dado de alta».

Las malas no vienen solas

«Recuerdo que durante el tercer día tras el alta médica me comuniqué con mi doctor de cabecera para pedirle hacer algo. Llevaba semanas sin trabajar, ni andar en motos, ni volar, por lo que necesitaba alguna actividad. Me permitió trotar despacio. Aproveche el permiso y troté suave 10 kilómetros, pero a la altura del km 5 pisé mal y me esguincé el tobillo, jajaja. Estuve dos semanas más parado con el tobillo súper hinchado, pero dije ‘ni cagando voy a la clínica de nuevo´.

Volviendo a la vida normal

«Llegué a perder 6 kilos, pero la recuperación marchó muy bien, por lo que luego contraté un personal trainer y me quedó gustando el asunto, así que tengo sesiones con él 2 o 3 veces por semana. En los meses de invierno sumé varias horas de moto y actualmente estoy con todas las ganas de volver luego a las carreras».

Soñando en grande

«El próximo año me gustaría ganar el CEO, aún no me he dado por vencido en mi ilusión por adjudicarme ese título, por lo que haré un nuevo intento. También tengo en mi horizonte la idea de sumar un par de Six Days más para coronar mi carrera. Ya lo corrí en Chile, pero me encantaría hacerlo fuera de nuestro país. Haré todo el empeño para estar en Italia 2021. Sería un gran objetivo cumplido».

«Gran parte de los días pasando en motos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube