LO QUE NOS UNE

En términos sociológicos el deporte es una de las actividades humanas que más unen a los pueblos, más allá que haya sido utilizado políticamente una y mil veces.
En Chile, todos nos hemos puesto detrás de un Chino Ríos, Feña González, Nico Massú, de un Martín Vargas, unas “marcianitas” del Hockey, de Eliseo Salazar, “Lobo” Vera, Tomás González, Carlo de Gavardo, Chaleco López o un Perro Casale, cuando el hecho deportivo lo ha ameritado.
El fútbol, por más que sea vapuleado por un sector de nuestra feligresía (por restarle todo protagonismo a los deportes llamados “chicos”), genera sentimientos y pasiones quizás más allá de lo razonable. El Ballet Azul, Colo Colo ’73, la Selección del  ’62, el Colo campeón de la Libertadores, la “U” campeona de la Sudamericana, terceros puestos en mundiales juveniles, bronce en Juegos Olímpícos, Copa América, etc., han sido portaestandartes de la pelotita.
Una pelotita, ¡qué duda cabe!, que es capaz de aunar por días o semanas clases sociales, colores políticos, confesiones religiosas, ciudades antagónicas…capaz de invisibilizar los casos Penta, Caval, Soquimich, la colusión de las farmacias, el tema mapuche y hasta el ronronear de fuego de los volcanes.
Nos abrazamos con los goles de Alexis, de Charles, de Varguitas, y la mitad del país no se escandaliza con el “Vidalazo” y su Ferrari, al menos, lo disculpan. Pero todos tenemos opinión.
Son contados los sucesos  que dan identidad al pueblo chileno, la Teletón sin duda, un terremoto de aquellos, la supervivencia de los 33 mineros, el caso Zamudio, la Ley Emilia o la Ricarte Soto. El fútbol nos llama y nos congrega.
Pero la MOTO es un fenómeno que, en menor escala, también consigue crear clanes y una sola gran TRIBU. Los motoristas se identifican, se respetan, se ayudan y comparten un estilo de vida, más rico que el que supone cualquiera.
La Tribu se agranda en todo el país, acicateada por la libertad, agilidad, movimiento, ahorro, que dan las 2 ruedas, versus la contaminación ambiental, los Transantiagos, los parkings y  altos costos de mantención.
Cuando ya estamos cerca de las 200 mil motos en calle y cuando los competidores suman 5.500 en todo Chile (estadísticas SMotos N° 270), podemos pensar que ese hecho de rodar y rodar identifica a un grupo importante y nos conjunta, nos da carácter

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio