smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

LA INCREÍBLE HISTORIA DEL ‘GRAN’ RUY CON MIGUELITO EN EL MOTORSHOW 2011

En abril de 2008 Ruy Barbosa Prieto inició el desafío que le quedaba pendiente para rubricar su exitosa carrera deportiva: competir en el RallyMobil y así concretar un sueño que fue potenciando desde muy pequeño gracias a la influencia tuerca de su padre.

Desde Coyhaique 2008 a Casablanca 2013 el ‘Gran Ruy’ vivió un intenso periplo en el rally nacional cuyo punto de climax se dio en la temporada 2011 cuando a partir de la conquista de 4 triunfos (Osorno, Los Ángeles, Pucón y Concepción) logró llegar a la fecha final del certamen como puntero de la serie N3 y con la máxima opción de proclamarse campeón y darle el tercer título consecutivo a la escudería Honda Movistar dirigida por Carlos Muñoz, que venía de celebrar en 2009 y 2010 gracias a la labor del binomio conformado por los ex enduristas Cristóbal Vidaurre y Nicolás Levalle.

Para coronar su estupenda campaña 2011, Ruy definió la contienda en una carrera muy especial, puesto que la clausura se disputó nada menos que en pleno centro de Santiago con el Palacio de La Moneda como telón de fondo en un circuito armado en la Alameda. 

Dada que esa fecha tendría el formato de un Súper Prime y no de una carrera larga convencional varios equipos buscaron alivianar sus autos al máximo, optando como una de sus estrategias sacar a los navegantes (co-pilotos) habituales. Ramón Ibarra, amenaza de Ruy en la lucha por el campeonato, fue uno de los primeros en aprovechar esta licencia del reglamento y ubicó como navegante a su señora en reemplazo de su co-piloto tradicional Claudio Ocampo, logrando de esa forma reducir el laste de su Suzuki SX4 en varios kilos. Ante esta situación Carlos Muñoz, mandamás del team Honda Movistar instó a que Ruy Barbosa siguiera los pasos de Ibarra, jugándosela por un navegante muy especial, nada menos que el actor Miguelito, cuya estatura llega solo al metro y 7 centímetros. Era la manera ideal para alivianar la carga en el habitáculo del auto número 28 conformado por Barbosa y Sebastián Vera, quienes no solo eran una de las duplas más hábiles del campeonato, sino que además una de las daba más handicap en kilos de peso.

Gran marco de público acompañó el Motorshow 2011 en La Moneda

De esta manera, Ibarra y Barbosa con nuevos navegantes se preparaban para una definición de torneo rojo vivo, que en efecto lo fue pero no precisamente de la forma esperada, tal como lo pasamos a revivir en el reporte que publicamos en nuestra web SAutos tras esa histórica carrera en la Alameda.

 

CRÓNICA SAUTOS 20 DE NOVIEMBRE 2011

MOTORSHOW: CRONOLOGÍA DEL POLÉMICO FINAL DE LA N3

Los fríos números dicen que Ramón Ibarra se coronó como tricampeón de la serie N3, sin embargo lo que quedará en la retina del numeroso público que asistió al Motorshow es la polémica modificación a una de las curvas del trazado que terminó costándole carísimo al hasta entonces líder del campeonato Ruy Barbosa. En S Autos le mostramos la cronología de los hechos que hicieron “arder” el sector de La Moneda durante la noche del sábado.

Ibarra y Barbosa en plena acción durante la sesión clasificatoria cuando nada hacía presagiar el extraño final que se viviría en la noche

Mientras el astro sol estuvo presente durante la realización del Motorshow todo transcurrió con normalidad en el desarrollo de la serie N3, pero bastó que aparecieran las luces nocturnas para que los acontecimientos adquirieran un tono polémico lamentable para un final de temporada.

A lo largo del día Ruy Barbosa, Alejandro García Huidobro, Cristian Navarrete y Ramón Ibarra habían asegurado su paso a la etapa final, donde se definiría al ganador de la fecha y además al campeón de la temporada.

Barbosa y Miguelito listos para la accion.

Durante el lapso de tiempo que separó la última tanda clasificatoria y el inicio de la gran final, los equipos trabajaron arduamente para dejar a punto los autos, tomando buena nota del aprendizaje adquirido en las prácticas, sin embargo una desagradable sorpresa se llevaría Barbosa en la vuelta previa al inicio de la carrera decisiva, tras encontrar que la chicana previa al retome por Amunategui había sido modificada en su radio de giro al menos 1 metro con respecto a cómo estaba originalmente.

Las consecuencias de este cambio, no informado a los pilotos por la comisión de rally, trajo consecuencias nefastas para Ruy, quien impactó contra el paredón dañando seriamente el frontal derecho de su auto… Con ello adiós a la opción de disputar la final.

“Durante todo el día había afrontado esa curva en segunda, sin embargo el cambio que realizaron en la chicana hacía que fuera ideal pasarlo en primera. Al no tener idea de esta modificación afronté la zona tal como lo había hecho todo el día y terminé pegándome fuerte contra las protecciones.  El hecho que la iluminación en esa parte del circuito aún no estaba encendida me afectó, pero está claro que el mayor problema fue que nadie nos informó de ese cambio en el trazado” comentó a los medios un muy afectado Barbosa.

Así quedó el tren delantero derecho del Honda Civic de Barbosa tras chocar contra las protecciones. Como consecuencia del golpe Miguelito sufrió fuertes contusiones que afortunadamente no pasaron a mayores.

Con el Honda Civic detenido en la pista, el resto de los pilotos que tuvieron la fortuna de iniciar la vuelta por carriles diferentes pudieron corroborar que la pista había sufrido cambios, por lo que tanto Alejandro García Huidobro como el penquista Cristian Navarrete firmaron una carta de apoyo para que se repitiera la final así Barbosa pudiera correr con otro auto del equipo Movistar Honda Racing.

Por largos minutos el team liderado por Carlos Muñoz trabajó a full para acondicionar el Civic del talquino Francisco Bartolomé, sin embargo la comisión de rally tomó la determinación que Barbosa quedaba fuera de la final, puesto que el reglamento no autoriza que un piloto se pueda subir a otra máquina.

De esta manera tras un largo periodo de tensa espera, la carrera final se inició solo con la presencia de Huidobro, Navarrete e Ibarra.

Como era lógico Ramón Ibarra apostó a lo seguro, logrando un sólido segundo lugar (por detrás de “García Huidobro) que le permitió sumar los puntos suficientes para alcanzar su tercer título en la N3, el primero desde la temporada 2005.

“Me pone muy feliz ganar este título por el que he luchado duramente. La definición fue media extraña, pero así es el rally, un deporte en que las condiciones de la pista pueden cambiar en todo momento. Durante mi carrera deportiva he sufrido muchos momentos difíciles, por lo que entiendo perfectamente cómo se debe sentir Ruy Barbosa” indicó un Ibarra, que compartió su alegría con papá Ramón Sr, gran artífice en la carrera del nuevo tricampeón de la N3.

Pese a la extraña definición, Ibarra no dudó en celebrar su tricampeonato en la serie N3 del RallyMobil

Mientras todo el plantel de Suzuki Hankook compartía la alegría del triunfo, en Honda no dudaron en mandar una carta de reclamo, por las circunstancias en que se dio la final.

 “Hemos luchado durante todo el año, trabajando a fondo para tener 100% los autos. Ruy hizo una labor fantástica todo el día, siendo el más rápido de la N3 durante las tandas previas y bajando los tiempos en más de 2 segundos desde las prácticas a la clasificación, pero resulta que todo ese trabajo se ve afectado por el error de personas que ni siquiera reconocen su responsabilidad en los hechos. Ya el año pasado nos vimos afectados por cambios en las condiciones del Motorshow en Laguna Carén y ahora nos sucede esto. La verdad es que estoy muy molesto con la situación, sobre todo porque nadie asume las responsabilidades que le competen” nos comentó vía telefónica un muy molesto Carlos Muñoz.

La rabia interna no impidió que Barbosa sacara a flote su espíritu deportivo para felicitar a Ibarra

“El golpe fue muy fuerte. Ruy quedó bastante adolorido de las costillas, mientras que Miguelito sufrió lesiones en las cervicales, aunque afortunadamente ya está bien. Es cierto que esto le pudo suceder a cualquiera, pero el tema de fondo es que un campeonato tan profesional y con marcas que invierten tanto esfuerzo no se pueden cometer error de este calibre” agregó el popular “hamburguesa”.

Por su parte Sebastián Vera, navegante de Barbosa, agrega un nuevo punto en la discusión. “Me decepcionó un poco la actitud de Ramón, ya que todos somos amigos, y en caso que el perjudicado hubiese sido él, de seguro lo habríamos apoyado para que corriera la final en otro auto, ya que ese es el espíritu que tiene el Rally Mobil” aseguró el campeón de navegantes 2011 de la N3.

Así las cosas el RallyMobil terminaba una gran temporada de la forma menos esperada con una definición agri-dulce que sigue siendo recordada por los aficionados hasta nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube