ITALIANO EN LA CIMA

Lorenzo Dalla Porta es italiano, de Prato, un pueblo a unos 30 kilómetros de Florencia, pero desde este año compagina la bella Toscana por un piso en Palma de Mallorca. Todo por obra y gracia de Dani Vadillo, antiguo ‘coach’ (asistente en pista) de Joan Mir, al que guió a la corona en 2017. Este andaluz, ahora ‘coach’ del Leopard decidió llevárselo, de vez en cuando, a Baleares a formarse junto a los niños de su escuela y otros pilotos como Izan Guevara, reciente campeón de la European Talent Cup, en el FIM CEV.

El cambio ha sido rotundo. «Me ha ayudado a entender muchas cosas sobre mí mismo y mi potencial», admite el transalpino. Curiosamente se llama Lorenzo, pero no tiene nada que ver con Jorge Lorenzo y lleva el número 48, como el pentacampeón en sus primeros años en el Mundial. Pero Dalla Porta lo lleva porque es el año de nacimiento de su abuela, Nicoletta, que fue, junto con su padre Massimiliano, quien le regaló su primera moto. Ella falleció justo antes de Tailandia, tras una enfermedad que afectó mentalmente al nieto. Pero el antiguo campeón del FIM CEV de Moto3 en 2016 se sobrepuso, entre lágrimas, para vencer en Buriram y dedicárselo. Por supuesto, el título también fue para ella.

Tanto aprecia Dalla Porta a Vadillo que aunque el año que viene sube a Moto2, con Italtrans, ha pedido a su futura y a su actual escuadra continuar yendo a Palma y con Dani como asistente. Deseo concedido.

Fuente: marca.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *