HERIDO PERO NO VENCIDO: JAVIER PÉREZ QUIERE REVANCHA TRAS RETIRO EN EL BAJA 1000

El piloto del Aconcagua confirmará en Chile los alcances de las lesiones sufridas en el brazo derecho durante la disputa del Baja 1000 disputado en La Paz, Baja California, donde se vio obligado al abandono tras 800 millas de competencia a raíz de los dolores y deshidratación acumuladas luego de una caída que convirtió su desafío por tierras norteamericanas en una verdadera pesadilla.

Los estadounidenses Andy McMillin y Bryce Menzies y el mexicano Gustavo Vildósola Jr se quedaron con el triunfo en la categoría Trophy Trucks.

EL RELATO DE JAVIER EN SUS REDES SOCIALES

 

Remontada auspiciosa

«Largamos muy atrás, peleando con mucho polvo en la posición número 20. Logramos avanzar a pelear dentro de los top 5 (por tiempo cronometrado nos ponía en disputa por podio) en base a muchos riesgos y mucha paciencia».

 

Punto de quiebre

«Cuando ya nos alcanzaron las Trophy Trucks todo cambió, y guerreando con un piloto de moto, al pasarlo, tomé un salto y resultó ser mitad talco, enterrando la punta de mi moto y me lanzó por arriba, cayéndome en el brazo derecho,. Por el dolor supe que algo había… Quedé muy mareado, y tuve que empujar la moto para poder encenderla (las luces y la carga constante del gps consumen rápidamente la moto si se apaga y los instrumentos quedan encendidos). Avancé medio mareado, entré a un enlace por una loma de polvo y caí porque se enterró la moto, y con el dolor del brazo la levanté pero me empecé a marear y tuve que parar con alguna ayuda de locales».

Principio del fin

«Seguí batallando, Me deshidraté demasiado, y así llegando a la milla de carrera 800 aproximadamente, chequeamos con el paramédico, me vieron muy mal y me dieron suero a la vena, pero tomamos la decisión de parar e ir al hospital más cercano ya que no podía mover el brazo del dolor e inflamación. Manejamos hasta el hospital de San Felipe, estuve alrededor de 4hrs en recuperación. No paraba de vomitar y sufrir mareos. Seguramente tuve una contusión al impactar. La moto me cayó encima del brazo, me dobló el hueso (ni se cómo) fisurado, no alcanzó a ser fractura pero los elementos blandos están jodidos. Llegando a Chile sabré con más detalle lo que realmente tengo».

Pensando en la revancha

«Tengo un nudo en la garganta. De haber seguido…creo que pudo haber sido fatal… lo sentí fuerte. Así que optamos por la seguridad. Me siento tranquilo porque di todo de mí. Dios lo sabe …
El dolor del brazo pasará. ¿El dolor del alma que siento?… Difícil. Duele mucho … mucho. Pase lo que pase nos recuperaremos y volveremos más fuerte. Eso lo prometo. Unfinished business (negocios inconclusos)».

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio