smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

FELIPE HORTA: SU SOÑADA EXPERIENCIA MUNDIALISTA Y UNA OFERTA QUE PUDO HABER CAMBIADO LA HISTORIA

Hace unas semanas les compartimos las aventuras del actual mandamás de Horta Producciones en el motocross y sus historias tanto en Estados Unidos como Latinoamérica, por lo que ahora es momento de recorrer un nuevo capítulo con una fase muy interesante de su carrera deportiva. Nos referimos a sus años en el motociclismo de velocidad, una era no exenta de dificultades, pero que en base a esfuerzo y buenos resultados le permitió llegar a cumplir el sueño de correr el Mundial de 500cc (actual MotoGP) e incluso recibir una oferta para correr la temporada 1995 en una Honda NSR, la moto más ganadora de la era 2T en la década de los `90. El propio Felipe nos cuenta en primera persona sobre su frenético paso en la Velocidad y la frustración de no haberse dedicado 100% a esta disciplina desde su juventud.

 

De regreso al asfalto

“El año 1992 tenía mi empresa Honda Motos en Avenida Kennedy y Claudio Strika que trabajaba conmigo me instó a volver a las pistas corriendo el Nacional de Velocidad en 400cc. Por aquel entonces competía Pablo Gamberini y las grillas superaban las 20 motos, así que nos motivamos a armar una 400cc y disputar el campeonato, el cual dominé de punta el torneo ganando todas las fechas”.

Cruzando fronteras

“Ese título me dio el envión para correr al año siguiente el Latinoamericano de Velocidad que se llevó a cabo en Costa Rica, Guatemala y El Salvador. En ese campeonato terminé segundo con una Honda CBR 900 por detrás de un costarricense que competía con Yamaha. Durante todo el torneo tuve una desventaja técnica, pues mi Honda tenía la tapa del alternador por el lado izquierdo muy protuberante. Eso traía consigo que al doblar la moto ésta se arrastrara y no te dejaba tumbar de buena manera”.

Soñando en grande

“Paralelamente al campeonato Latinoamericano corrí también el Nacional Argentino de Velocidad. Ahí me fue bastante bien, a tal nivel que me contrató el equipo oficial Honda Guerrero. Tuve como compañeros a Cristián Villacreces y Leonardo Bagnis. Esas actuaciones fueron las que me llevaron a tomar la determinación de jugarme a correr una fecha del Campeonato del Mundo de 500cc en 1994”.

Máxima desilusión

“En junio de 1994 fui a probar una Harris Yamaha del team de Steve Harris en Hockenheim, Alemania. Ese mismo día testeaba la moto Udo Mark, que era el campeón alemán. Él probó la moto antes que yo y resulta que se sacó la cresta y dejó la máquina imposible, por lo cual me quedé con las ganas de probar la moto. Imagínate la frustración y pena que tenía en ese momento”.

Primer contacto con la 500cc

“Recién pude darme el gusto de probar la 500cc dos meses más tarde en Mallory Park, Inglaterra, cuando faltaban solamente un mes para la disputa del Gran Premio de Argentina. Fue un buen test, de hecho quedé a pocas décimas del record del circuito, pero en términos de rodaje llegué con muy poca experiencia a la fecha de Buenos Aires, ya que solo pude andar 25 kilómetros sobre la Harris en Gran Bretaña”.

 

Exótica preparación

“Como pude andar tan poco arriba de la moto antes de Argentina, hice el ejercicio de imaginarme como respondería en el Gran Premio. En ese sentido me ayudaba mucho mi experiencia de cubrir el Mundial de 500cc para Chilevisión y TVN, y pasar mucho tiempo en los boxes viendo como trabajaban los equipos. Tenía cierta relación con Giacomo Agostini, Alex Barros y varios pilotos españoles, por lo tanto ya había podido experimentar lo que era montarme sobre las motos y tener claridad respecto a la posición que debías llevar en ella. Entonces, como no pude probar en Hockenheim, idee dos cosas. Una fue conseguirme con Honda una CR 500 2 Tiempos del MX a fin de practicar Dirt Track en Laguna Carén, es decir ir parado arriba de los pedalines y derrapar todo el tiempo, lo cual funciono bastante bien, y lo otro fue colocarle el kit completo de carrera a mi Honda CBR 900, a la que le agregué una catalina gigantesca atrás que provocaba una respuesta de la moto en términos de aceleración muy impresionante. Como ejemplo les comento que en solo una cuadra era capaz de pasar los 4 cambios, lo cual aumentaba la sensación de potencia en mi máquina de 130 caballos. Para hacer todo más racing le monté neumáticos slick (lisos), por lo tanto en esquinas, curvas y rotonda siempre aprovechaba para derrapar mientras estaba en primera o segunda marcha, todo pensando en experimentar las sensaciones que tendría en la máquina del Mundial. Fue un acto de locura, pero no me quedaba otra”.

Luces y sombras de un sueño hecho realidad

“Una vez en Argentina hice el tiempo número 16 entre 36 pilotos en la clasificación del viernes. El sábado me ubiqué en el puesto 23º, que fue en el cual largué el Gran Premio. Recibí muy buenas críticas de la prensa especializada, pero lamentablemente en la prueba matinal del domingo (warm up) los mecánicos de Harris sacaron los 7 discos de fibra de carbono del embrague para hacerle aseo a mi moto, pero aparentemente lo hicieron mal y quedó patinando el embrague, lo cual no notamos hasta que largamos la carrera. Eso trajo consigo que cuando se dio inicio a la competencia las revoluciones de mi moto se elevaran y pudiera dar muy pocas vueltas antes de retirarme definitivamente. De todos modos fui un debutante bien evaluado porque no pagué el precio de los rookies, es decir no me caí nunca, lo que llamó mucho la atención del continental circus. No caerte en unas 500cc era lo mismo que correr en la IndyCar y no golpearte contra los muros de contención”.

Doug Chandler, Luca Cadalora, Mick Doohan y John Kocinski en la fila delantera del último Gran Premio de 500cc con presencia chilena.

Momento que pudo cambiar la historia

“En ese entonces me encontraba pasando un periodo bastante difícil a la personal, pero me llegó una oferta que pudo haber cambiado mi carrera deportiva. Alex Barros, piloto brasileño, que al año siguiente correría sobre una Honda NSR 500 oficial me dio la oportunidad de ser su compañero de equipo. Para ello debía poner sobre la mesa 3 millones de dólares. CCU y Chiletabacos tenían el interés de apoyarme, por lo que estuve muy cerca de convertirme en piloto full time del Mundial de 500cc, sin embargo, los problemas personales y familiares me hicieron estar sumergido en un mal momento, no tener ánimo y finalmente tirar la esponja respecto a la posibilidad que se me estaba abriendo. Me dije ‘tengo 34 años, ya hice una fecha del Mundial, tengo 3 hijos, responsabilidades de tipo comercial, económicas y de trabajo, por lo tanto hasta aquí nomás llegamos’. La pena es que pude haber aprovechado mejor mis potencialidades como piloto de Velocidad. Si pudiera devolver el tiempo quizás no habría corrido MX y si lo hubiese hecho en la Velocidad, pues era mucho más virtuoso como piloto en esa disciplina del motociclismo».

Horta saliendo de boxes del autódromo de Buenos Aires

De las dificultades nacen las oportunidades

“Cuando me estaba preparando para correr el Mundial de 500cc en Argentina un día carabineros me paró rumbo a Viña por Peñuelas por ir a exceso de velocidad.  Le expliqué la situación y él me dijo que ‘fuese a correr a Las Vizcachas’, a lo cual le contesté que era imposible, puesto que una vez que llegaba a los 170 km/h me iba directo a Puente Alto dado lo corto del circuito. Le expliqué que necesitaba andar a 300 km/h y no a 170 km/h. Fue divertido porque el carabinero me perdonó y no me sacó el parte. Todo esto que les cuento habla por una parte de las precariedades para practicar deportes como el nuestro en Chile, pero al mismo tiempo fue una enseñanza y experiencia que me llevó traspasar esos conocimientos al área de la producción y desarrollar muchos eventos exitosos como los Lucky Strike Supercross, Patagonia Atacama, Six Days, Dakar 2009, Rally Mobil y Mundial de Rally, entre otros, lo que nos ha permitido posicionar a Chile en el protagonismo del motorsport”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube