EN EL PODIO GRACIAS A UN GUANTE ARTESANAL

Fantástico resultado para Jorge Martín en la carrera de Moto3 en Tailandia. A pesar de correr lesionado en la mano izquierda con una neuritis, que es una inflamación de los nervios que provoca atrofia muscular temporal, un guante articulado por bridas, ideado por su padre para que le ayudara a abrir y cerrar y los dedos, le ha permitido salir aún más líder.

-Bueno, ha sido una carrera muy dura. Al principio con las gomas nuevas todos eran muy competitivos y me costaba adelantar, pero he tenido calma, he ido dando vueltas y cuando los neumáticos han empezado a bajar yo tampoco sabía cómo iba a ir, porque en este fin de semana no he hecho más de cinco o seis vueltas seguidas. He visto que los demás han empezado a derrapar, y yo también derrapaba, pero estoy acostumbrado a rodar con gomas usadas y he conseguido sobreponerme y acabar cuarto. La verdad es que no me podía esperar este resultado, pensaba como mucho acabar entre los diez primeros. Iba muy al límite en toda la carrera, la mano no me funcionaba bien y aún así he conseguido adelantar frenando. Así que estoy contento, hemos encontrado, además, otra puesta a punto, y nos volvemos a sobreponer a las adversidades.

-El resultado habría sido bueno incluso sin la caída de Bezzecchi…

-Sí, obvio, habría sido sexto y no habría perdido casi puntos, cuatro o cinco como mucho. Estoy contento y para Japón espero recuperarme. Me han dicho ocho o diez días y espero poder estar allí al cien por cien.

-¿Cuánto ha mejorado físicamente respecto a ayer?

-Nada, nada, la verdad es que no he mejorado, tengo algo más de fuerza pero poco más. Ayer estuvimos cuatro horas preparando el guante, ha sido una obra de ingeniería entre mi equipo y yo…

-¿Qué han hecho?

-Bueno, mi padre se acordó de Ueda, que hace un montón de años no tenía tendones o algo así y necesitaba este guante, y de ahí sacamos esta idea. Entre Capanna (Massimo Cappana, su jefe de mecánicos) y todo el equipo conseguimos hacer un gran trabajo.

-¿Y ha funcionado?

-Sí, sí, obvio: sin esto no podría haber corrido, es más, teníamos miedo de que las bridas se partiesen y que tuviese que retirarme.

-¿Ha sido entonces una cosa artesanal?

-Sí, sí, lo hemos creado nosotros y lo vamos a guardar por si acaso lo necesitamos.

Fuente: as.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *