EL PILOTO REBELDE VUELVE A SONREÍR

Pues sí, ha ocurrido. Cuando en deporte se dice que la competición siempre, siempre, te da revanch, la prueba más evidente, o una más, una de ellas, grande, enorme, también, se ha producido hoy en el precioso y húmedo, semimojado, trazado de Spielberg, propiedad de Red Bull, donde se disputa hoy el Gran Premio de Austria.

La revancha, no tanto la sorpresa, se ha producido en la carrera de Moto3 donde el italiano Romano Fenati (Honda), de 23 años, considerado como el gran rebelde del motociclismo mundial, que fue despedido por antideportivo y ‘diablo’ de la academia VR46 de Valentino Rossi, ha conseguido su 11ª victoria, igualando a Joan Mir en Moto3, después de la dura sanción (más de cinco meses) que me impusieron (con razón), cuando, en el GP de San Marino del 2018, accionó la leva del freno delantero de la moto de su compatriota Stefano Manzi durante la carrera de Moto2.

Regreso triunfal tras la sanción

Fenati, que no ganaba desde el GP de Japón del 2017, ha hecho una carrera espectacular, primero escapándose, sobre una pista muy resbaladiza (llovió por la noche e, incluso, en el’wamr-up’ previo a la carrera), en compañía de su colega y compatiota Tony Arbolino y el británico John PcPhee. A mitad de carrera, Fenati apretó y se fue, se fue, se fue. “Era el más veloz en la parte seca y sufría en la húmeda, así que apretaba los dientes al principio y sufría al final”, comentó el piloto que llegó a estar a punto de lanzar la toalla, no solo por el bajón psicológico que sufrió tras el incidente y la sanción (necesitó de mucho tratamiento) y, también, al considerar muy mal tratado por el mundo de las dos ruedas.

“Esta victoria, como todo el mundo puede suponer, es para mí y mi familia, mucho más que un triunfo, es un regreso, no hablaré de revancha porque yo siempre quise volver y creí en mí, pero es una forma muy buena de recuperar el tiempo perdido”, señaló al bajar del podio de Spielberg, donde fue muy elogiado tanto por Arbolino como McPhee, que reconoció que “Romano ha sido hoy muy, muy, superior”.

La prueba, por otra parte, significó la pérdida, de nuevo (se han intercambiado ya tres veces el liderato del Mundial de Moto2), del liderato por parte del español Aron Canet (KTM), que solo pudo ser décimo (“nos hemos equivocado, totalmente, en la puesta a punto de la moto, un desastre”, reconoció el valenciano) y, por tanto, es ahora segundo, a solo un punto del italiano Lorenzo Dalla Porta (Honda), que terminó sexto. Dalla Porta suma 155 puntos y Canet, 154. El tercero es el joven Tony Arbolino (Honda), con 113 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *