smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

DESDE “ANTOFA” A SANTIAGO CON LOS DE GAVARDO

 

 

Por Eugenio Márquez de la Plata

Por allá por la década de los noventa, en febrero, llegamos a Antofagasta un grupo de viajeros:  La familia de Gavardo, comandada por Giorgio y Jaime, los chiquillos Carlo, Toño, Jaime y Pablo  (ese entonces Pablito, un niño) y los no familiares Jorge Eyzaguirre, Sergio Calvo y el que escribe. Las maletas no llegaron, tuvimos que esperar todo un día, así que Chago Lazo y familia, la Carola era una cabra chica, nos pasearon  por Antofagasta de lo lindo, almuerzo en el Club Náutico o Automóvil Club – no recuerdo bien – estuvimos en su casa preparando las motos y esperando las maletas (por la demora de las maletas Ladeco nos regaló sendos pasajes a Miami en compensación, otros tiempos. Las Perras eran XR 250 , DR 350 , KDX 200 y KX 250 y ……. Una África Twin de Calvo , toda una novedad para el off road.

Partimos temprano camino a Coloso y después a la Negra – seguramente muchos han pasado por ahí, es una localidad post guerra atómica, después Caleta el Cobre que está a la orilla del mar y rumbo sur hasta Caleta Paposo, el camino todo de tierra por supuesto. En Taltal, donde almorzamos, y mientras esto sucedía, Carlo le cambió la relación piñón -Catalina de su KX ¡!. De Tal Tal fuimos a Cifuncho, una maravillosa playa media perdida de la mano de Dios , solitaria y con una muy buena bahía. Medio navegando por caminos perdidos y a través del desierto llegamos a Pan de Azúcar por el Norte, muy lindo lugar donde habían un par de tipos acampando, las fotos de rigor y a Caldera mierda, allá nos esperaba Sergio Calvo en su África Twin, recibiendo por supuesto  toda clase de tallas , que sacara la última foto sin rayas  o que la iba a cambiar por un paquete de cochayuyos cuando estuviera pegado hasta las cachas en una playa perdida por ahí ¡!!.

Día siguiente la meta era llegar a Huasco, en aquellos años no existía el camino costero de hoy, solo eran huellas areneras de pescadores locales, uno le metía por donde quisiera siempre con ese mar turquesa a la derecha. Jaime de Gavardo Leva , es decir padre, iba en camioneta junto con  Pablo , el mentado Pablito , que era un niño de 10 o 12 años.  Camioneta de apoyo , muy  práctico, nos llevaba las maletas , bencina y otros repuestos, el resto todos en moto. Salimos rumbo sur, Bahía Inglesa – Puerto Viejo – Playa La Virgen – Bahía Salada y Pum ¡! ¡La camioneta se quedó sin embrague!, que hacemos?? Calvo con Coco Eyzaguirre mencionan que en ese lugar estaba el camping de los Domínguez  y que uno de ellos vivía ahí con su mujer.

Partimos a una pequeña casa que tenía una vista increíble sobre la playa a preguntar por Gonzalo, abren la puerta y aparece una rubia espectacular en bikini ¡!!! Uuuuh!!! Ahí quedamos ¡!! Entre la impresión y la sorpresa de encontrar a esa mujer guapa en esos lugares que, seguramente, nuestras caras lo demostraron. Gonzalo Domínguez super buena onda tiró la camioneta de Jaime hasta Copiapó para repararla y nosotros, aún con la impresión, seguimos por las arenas para el sur!!  A todo esto Calvo y su África se defendían de lo más bien,  de a poco comenzamos a darnos cuenta de lo polivalente que era esa tremenda moto, claro que Carlo se la pasaba en los lugares muy complicados, esto que no lo sepa nadie!!! . Por supuesto cruzamos Carrizal Bajo donde sucedió el desembarco de armas el año 86, la cosa estaba bastante fresca aún ¡!

Al atardecer y por la playa llegamos a Huasco, nos reencontramos con Jaime y Pablito y alojamos en una Hostería donde la dueña le sonreía mucho a Jaime viejo, pero él imperturbable!.

Esa noche comimos inolvidablemente un mariscal al pil pil , qué delicia!!!.

La mañana siguiente hasta Serena, pasando por Caleta Los Bronces, Caleta Sarco, Chañaral de Aceituno, Punta de Choros y Chungungo y por ahí  El Tofo. Salimos a la carretera hasta la Serena donde almorzamos tarde. En- seguida Ovalle y por dentro, Punitaqui, Combarbalá, le dimos por la tierra fuerte. En una curva en la ladera de un cerro estaba botado Jaime de Gavardo hijo, se había quedado dormido arriba de la moto, finalmente y como éramos choros, por la cuesta del Espino – la más larga de Chile – caímos a Illapel donde alojamos. En una pensión para el olvido tiramos los huesos, en la noche unos músicos se agarraron porque no les habían pagado el “espectáculo”, así que combos iban y venían y nosotros raja durmiendo!. Seguimos para el sur, la ruta de los túneles hasta Cabildo y Putaendo (camino más que conocido por los motoristas actuales) todo de tierra!! Finalmente llegamos a Santiago y nos fuimos a la Casa de Jaime a un piscinazo y un buen asado.  Qué viaje mas memorable y como siempre una enseñanza, la cilindrada de la moto no importa       (les recuerdo que íbamos desde 200cc hasta 350 cc, salvo la África que era una novedad).  Son las ganas  de viajar  y aventurarse, VIVIR en definitiva y si es con buenos amigos… qué más se puede pedir .

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube