CYRIL DESPRES QUIERE AGIGANTAR SU LEYENDA DAKARIANA

El francés, ganador de 5 Dakar en la categoría motos, iniciará a contar del 6 de enero en Lima su quinta temporada en la serie autos, y con un caudal de experiencia más que suficiente para ser considerado uno de los favoritos a la victoria en terrenos peruanos, donde tendrá el desafío de llevar a buen puerto el proyecto de X-Raid con su revolucionario Buggy que mostró sostenidos avances durante el último año.

Cyril Despres y Jean Paul Cottret Dakar 2019
Despres correrá el Dakar 2019 junto al navegantes Jean Paul Cotret

 

Fuente: as.com
Cinco victorias en moto contemplan a Cyril Despres, que inició su aventura en coches con el estreno del equipo oficial Peugeot en 2015. El Dakar 2019 será su quinta participación en coches y la primera con el Mini John Cooper Works Buggy de dos ruedas motrices, con el que ya ha logrado una victoria parcial en una etapa del pasado Rally de Marruecos. El galo es prudente respecto a las opciones del equipo alemán, pero cree que lucharán por lo máximo.«Ciertamente, tenemos la oportunidad de acabar el Dakar en lo más alto del pódium, pero hay que tener en cuenta que el proyecto Buggy aún está en su infancia. Todo puede pasar, pero tenemos la ambición de luchar por la victoria», asegura en una entrevista publicada en la web de Mini.

Los tres pilotos de los buggies de Mini suman nada menos que 20 triunfos en el Dakar, más que cualquier otro equipo: «Somos un gran grupo y nos llevamos muy bien, cada uno de nosotros tiene mucha experiencia y hemos sumado muchas victorias en el Dakar. Creo que esto nos quita algo de presión», asegura el francés, que este año tendrá como copiloto a Jean Paul Cottret, hasta ahora inseparable de Stéphane Peterhansel.Despres volverá a intentar el asalto a la carrera más dura del mundo sobre cuatro ruedas, intentando imitar así el logro de su compatriota de Mini. «El mayor desafío en los rallies es el Dakar. Por eso vuelvo cada año: busco lograr el máximo en cada trabajo que empiezo». Para ello sabe que podrá contar con el apoyo de sus compañeros: «En los dos últimos años me concentré en ayudar a Stéphane y Carlos cuando las circunstancias me impidieron luchar por el triunfo. Peterhansel me lo devolvió luego en el Silk Way Rally. Tenemos un ambiente en el equipo en el que todos ayudan a todos y eso puede marcar la diferencia en el Dakar», asegura.

El galo fue, junto a Carlos Sainz, el encargado de ‘bautizar’ al Mini en Marruecos en octubre. Y lo hizo con buenas sensaciones: «El chasis y el motor son muy buenos: el primero tiene una gran combinación de dureza y confort mientras que el propulsor tiene una gran respuesta». Sólo falta ver si la fiabilidad, que fue lo que falló en la carrera africana, permite al nuevo Mini luchar por el triunfo en su segunda participación en el Dakar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *