smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

COPIAPINOS CORONARON RAID EXTREMO DE 850 Kms. y 24 HORAS ARRIBA DE LA MOTO

Los llamados “vivenciales” se están haciendo populares en Revista SMotos. Se trata de aventuras, expediciones en 2 o 4 ruedas relatadas en forma ordenada y más “periodística” por los propios riders que las sufrieron, gozaron y que aprendieron de cada tramo del camino. Nadie se los contó en torno a una fogata, lo experimentaron ellos mismos y quieren transmitir a otros colegas de pasión que también pueden hacerlo aquí en Chile o en otros países sudamericanos privilegiando la seguridad, aunque andar en moto siempre constituirá un reto a vencer.

En el viaje que se cuenta hoy, un osado grupo de 17 motoristas copiapinos –padres, hijos y amigos Raid 2020- realizaron un nuevo viaje de aventuras por las III y IV Regiones del país, en un Copiapó-La Serena ida y vuelta. El relato es sólido y las fotos, vale decir “las pruebas”, contundentes.

Aquí lo que mandaron los expedicionarios, como en una botella de vidro navegando con su mensaje por el océano, para nuestros lectores…

“Cuando a Marcello Scola se le ocurrió organizar un paseo de amigos, jamás pensó en que sería una hazaña con tintes épicos, casi 850 kilómetros arriba de la Moto para hacer una travesía desde Copiapó a La Serena ida y vuelta por rutas y senderos que reunieran características de Enduro, Offroad, mucho fuera de pista y las míticas pasadas de los Rally desde el Dakar hasta el antiguo Patagonia Atacama.

Para el diseño de ruta se buscó el anónimo trabajo de Juan Figueroa (Juano) quien con Marcello no dudaron en hacer una ruta segura pero que reuniera dificultades especiales para la ocasión.

Definido el trazado, fijados los puntos peligrosos, revisadas las distancias, marcados los reabastecimientos, solo quedaba cargar la ruta en los GPS de los invitados. 17 decididos motoqueros en un heterogéneo grupo que reunía a pilotos con una trayectoria consolidada arriba de las motos como Mamoro Moreno, Nico Aguirre, los jóvenes Gonzalo Carmona jr. Giorgio scola, Paolo vecchiola, Thom Richard, Amir Nehme y Erre Moreno, también los más jóvenes se sumaron como Tente Moreno (13 años) y Seba Araya /14 años). No se puede dejar de lado a los que los más jóvenes llamaron los Old School, encabezados por Gonzalo Carmona, Jorge “Coco” Araya, el mismo Marcello “Piolo” Scola, Pato Richards, José Browne, Felipe Ávalos y Giancarlo Scola (El Intendente).

Fue así que el grupo se reunió un sábado de diciembre y desde muy temprano se hizo la instalación de GPS en las motos, se entregaron las instrucciones de navegación, el plan de emergencias de ser necesario aplicar y los buenos deseos a todos para esta aventura.

La ruta de empezó desde el sector de Chamonate para ir a través de senderos y caminos rotos hasta la primera zona de abastecimiento ubicada en el camino interior del by pass Nantoco en el sector de la ruta 5.

Posterior a este reabastecimiento la caravana de motos se internó por senderos históricos mineros para descolgar desde el mineral de Chañarcillo hasta el nuevo punto de recarga de combustible, ubicado en pleno desierto frente a la conocida Hacienda Castilla, donde está el cruce de camino con el acceso a la faena minera “Oso Negro”.

La mayoría de las motos van con estanques originales por lo que su autonomía no sobrepasa los 80 kilómetros y la estrategia de recarga sirve para reagrupar a los más retrasados con el grupo de apertura, y así internarse al sector precordillerano que desemboca por un lecho de río hacia el sector conocido como “Boquerón Chañar” y desde ahí rutear campo traviesa hasta el sector de “Algarrobal” para que junto al tren de minerales hiciéramos un nuevo abastecimiento y la colación de media jornada

Ya estando en las cercanías de Vallenar, y por problemas de abastecer el combustible de recarga para las motos, se debió enlazar una parte del track (ruta) por camino de bischofita, para así después enfilar hacia el sector que comprende desde el Observatorio La Silla hasta la localidad de Punta Colorada en el límite con la región de Coquimbo en un rio de piedra de más de 25 km, terminando este llegamos a la zona de la última recarga y readecuación de la ruta en los GPS para este tramo que desembocaría en la comuna de La Higuera.

Después de casi 12 horas ininterrumpidas sobre sus motos, la caravana completa hizo el arribo al centro de operaciones fijado en “Cabañas Casa de Campo” donde nos recibieron y atendieron de maravillas.

El día domingo fue nuestro Rest Day, donde pilotos y maquinas recibieron las atenciones necesarias para tener una jornada de camaradería, relajo, piscina y muy buena música al ritmo de Dj Katty KO, y un fantástico menú de comida italiana como almuerzo. Durante la tarde, se realizó la descarga de las rutas grabadas en los GPS y la carga de la ruta de vuelta que empezaría el lunes 7 desde muy temprano.

EL RETORNO A CASA

Como esta salida tenía ribetes de hazaña, la vuelta no podía ser menos fácil que la primera etapa, por lo que una vez cargada la ruta en los GPS vino una pequeña charla de navegación con la brújula del equipo, la búsqueda de los puntos fijados (waypoints) y que estuvieran atentos a las señales audibles que genera el GPS ante la proximidad de un punto marcado en la ruta que tuviese características de riesgo, labor que realiza el gestor y encargado de la ruta Juano Figueroa.

Una salida ordenada desde el lugar de hospedaje, no sin antes de agradecer la magnífica atención que nos entregó Claudia Bonani y su familia en las esplendidas “Cabañas Casa de Campo” en el sector de la Vega Sur de La Serena. Así cumplida la despedida y agradecimiento, Marcello procedió a entregar las nuevas indicaciones referidas al lugar de salida, la necesidad de reagruparse y la motivación necesaria, salimos a la ruta 5 camino al sector de caleta Los Hornos.

El trayecto de vuelta se realizó por senderos pedregosos y caminos alternativos que llevan a las localidades costeras de Totoralillo Norte, caleta Chungungo, Punta de Choros y caleta El Apolillado, para dejar la región de Coquimbo y entrar a la región de Atacama, llegando a la zona de abastecimiento e hidratación de los pilotos en la caleta Carrizalillo.

Fue llamativo para todos los participantes de esta aventura la cantidad de turistas que recorren la zona costera sur de Atacama, viendo en especial en Caleta Chañaral de Aceituno llenas las instalaciones de turismo que existen en la localidad (cabañas, restaurantes y operadores turísticos para embarcarse para visitar la isla y avistar las ballenas)

Ya instalados en Huasco, y después de la foto de rigor, solo quedaba recorrer la última parte del tramo que era movilizarnos en paralelo a la ruta costera que une esta comuna con Caldera, y llegar a la zona de caleta Chasco para la última recarga de combustible.

Después de casi 10 horas de ruta y cerca de 300 kilómetros, se decidió por seguridad ante la inminente oscuridad, tomar el camino interior que une el sector de Barranquilla con la Hacienda san Pedro, y desde ahí por la caletera de la ruta 5 llegar al sector de Chamonate lugar de destino y desde donde días atrás habíamos dado inicio a la odisea.

Todos llegamos, todos cumplimos, todos nos sentimos ganadores de esta hazaña épica que fue más que un paseo, una forma nueva de recorrer rutas, caminos, sectores y localidades que entretienen con un buen y largo Enduro que pronto se volverá a repetir con nuevas rutas y destinos”.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube