CASEY STONER Y EL FENÓMENO DE LOS RETIROS INESPERADOS EN EL DEPORTE

El abrupto anuncio de retiro de la actual número 1 del tenis femenino Ashleigh Barty vuelve a colocar sobre la mesa el tema de los deportistas de elite que abandonan el deporte cuando se encuentren en un periodo de pleno éxito, una tendencia en ascenso que en la última década también golpeó al MotoGP con motivo del inesperado adiós de Casey Stoner.

La australiana Ashleigh Barty remeció ayer al deporte mundial tras anunciar su retiro del tenis profesional.

Fuente: mundodeportivo.com

Número uno del tenis mundial desde hace 114 semanas, la australiana Ashleigh Barty anunció este miércoles su retirada, a la edad de 25 años, carente del «impulso físico y las ganas emocionales de seguir»; una despedida prematura desde la cumbre, poco frecuente en el deporte profesional aunque con dos claros antecedentes, los de Casey Stoner y Nico Rosberg.

La presión que soportan los deportistas de élite desde edades muy tempranas, y a la que ha aludido Barty -«estoy agotada»-, recuerda al mismo tiempo episodios recientes protagonizados por campeonas en ejercicio, como la también tenista Naomi Osaka o la gimnasta Simone Biles.

 

 

Un factor clave al mencionar la juventud de los deportistas que deciden dejarlo es la edad a la que se incorporaron al deporte profesional: Barty jugó sus primeros torneos ITF con 14 años y debutó en el cuadro principal de un torneo profesional con 16. Se despide a los 25, pero tras una década en la élite.

Lo mejor es que la jugadora, que en enero alcanzó la cumbre de su carrera al ganar el Abierto de Australia -primera jugadora local en hacerlo en 44 años-, se ha declarado «muy feliz y muy preparada» para dar este paso.

Pronto se cumplirán diez años de la retirada también inesperada, y desde lo más alto, de otro australiano, el motociclista Casey Stoner.

En 2011 había ganado el mundial de MotoGP, su segundo título tras el de 2007. Como Ashleigh Barty, fue ante su público, en el circuito de Philip Island y además en el día de su vigésimo sexto cumpleaños (26 de octubre), donde Stoner se aseguró ese segundo Mundial.

Pero en mayo de 2012, antes de disputar el Gran Premio de Francia, anunció su adiós cuando terminase esa temporada.

De sus 26 años, había pasado once consecutivos corriendo el Campeonato del Mundo. Estaba en la cúspide y tres meses antes había nacido su primera hija, Alessandra. Stoner, con un carácter muy hogareño, argumentó que necesitaba más tiempo para estar con su familia y célebre fue la pizarra con la que se despidió en Cheste: «me voy a pescar», la misma que exhibió en su mono. Además de ello las lesiones empezaron a castigarle y dijo basta. Después de ello hizo de probador para Honda y Ducati sin llegar a participar en una carrera. Su definitivo adiós a las dos ruedas fue tras un tremendo accidente por culpa de una avería en el acelerador compitiendo para Honda en la carrera de resistencia de las 8 Horas de Suzuka de 2015.

Horizontal

Nico Rosberg en el podio del Gran Premio de España 2015 junto a Hamilton y Vettel

Totalmente inesperada fue también la retirada del alemán Nico Rosberg solo cinco días después de proclamarse por primera y única vez campeón del mundo de Fórmula Uno.

Fue el 2 de diciembre de 2016 y cuando aún le quedaba un año de contrato con la escudería Mercedes. Tenía 31 años y había debutado en el gran circo del automovilismo en 2006. Pero llevaba más de dos décadas subido a los coches de competición.

El final de la temporada 2015-2016 había sido apasionante, con una enconada rivalidad entre Rosberg y su compañero de equipo Lewis Hamilton, campeón en las dos ediciones anteriores.

Al GP de Abu Dabi que cerraba el certamen el germano llegó con 12 puntos de ventaja sobre el británico, que necesitaba, en caso de ganar, que su compañero terminase cuarto o peor. Pero ganó Hamilton y Rosberg fue segundo, con lo que el título fue para Nico.

Cinco días después, en la gala de entrega de premios, también en Abu Dabi, Rosberg subió al escenario para pronunciar su discurso y dejó a toda la concurrencia con la boca abierta cuando afirmó: «Hoy es un día muy especial, recibir el trofeo esta noche va a ser increíble. Pero también lo es por otra razón. Quiero aprovechar la oportunidad para anunciar que he decidido poner fin a mi carrera en la Fórmula 1 en este momento».

La sala estalló en gritos de asombro. Y Rosberg continuó: «He escalado mi montaña, estoy en la cima, así que así está bien».

«Durante 25 años en el mundo de la competición mi sueño ha sido convertirme en campeón del mundo de Fórmula 1. Con trabajo, dolor y sacrificios, este ha sido mi objetivo… y ahora lo he conseguido». Y, sin más, se retiró.

Ni Stoner ni Rosberg protagonizaron años después una reaparición por la que sí optaron otros grandes campeones tras su adiós, caso de Michael Jordan, Michael Phelps, Fernando Alonso, Oksana Chusivotina, Kim Clijsters o, muy recientemente, Tom Brady.

Otros deportistas tuvieron que apartarse momentáneamente de la competición para afrontar los problemas mentales que les causó la presión de la alta competición.

Simone Biles, durante una de sus rutinas olímpicas en Tokio

Simone Biles, durante una de sus rutinas olímpicas en Tokio

Durante los Juegos Olímpicos de Tokio, en julio de 2021, la considerada mejor gimnasta de la historia, la estadounidense SImone Biles, abandonó el tapiz en plena final ante la imposibilidad de hacer sus ejercicios. Sufrió un episodio de bloqueo, los temidos ‘twisties’ que cortan la conexión entre la mente y el cuerpo, que es incapaz de ejecutar las piruetas mil veces mecanizadas.

Biles tenía 24 años y ya había ganado seis medallas olímpicas y había sido cinco veces campeona mundial, tras sobrevivir a una infancia en una familia desestructurada y ser víctima de los abusos del médico del equipo estadounidense, Larry Nassar, encarcelado de por vida.

«Yo digo que la salud mental es lo primero. Porque si no, no vas a disfrutar de tu deporte y no vas a triunfar tanto como quieres. Así que a veces está bien no participar en las grandes competiciones para centrarse en uno mismo, porque eso demuestra lo fuerte que eres como competidor y como persona», aseguró Biles tras retirarse en la final por equipos.

Ocho meses después, Biles no ha vuelto a competir.

Sí lo ha hecho, tras unas semanas apartada del circuito el año pasado, la tenista japonesa Naomi Osaka, que llegó a ser número uno mundial en 2019 y que hoy ocupa el puesto 77 debido a su devenir irregular por los torneos.

Osaka admitió problemas de depresión, pidió ser eximida de acudir a las conferencias de prensa tras los partidos y, tras negarle la WTA ese permiso, fue multada por saltarse de todas formas sus comparecencias ante los medios.

Durante el recién concluido torneo de Indian Wells, en un partido de segunda ronda, la ganadora de cuatro ‘grandes’ fue insultada desde la grada por un espectador. ‘Naomi, ¡apestas!’, gritó. La jugadora, muy afectada, pidió a la jueza que expulsara al responsable, lo que no ocurrió. Perdió el partido y rompió a llorar, en una imagen desoladora y muy ilustrativa de la soledad del deportista de élite. Osaka debuta hoy en el torneo de Miami

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio