BATALLA AL ROJO VIVO

La rica historia del Mundial de Velocidad anota un sinnúmero de duelos memorables, algunos muy limpios y otros no tanto como el que sostuvieron Luca Cadalora y Helmut Bradl en el GP de Italia de 1991 (categoría 250cc). El piloto del equipo Rothmans Honda quería a como de lugar llevarse la victoria como local en Misano, y en definitiva lo logró, aunque no de la forma más deportiva, ya que en la última curva de carrera se apoyó sobre la Honda amarilla del alemán dejando prácticamente a Bradl sin pista. Si bien el germano ni siquiera asistió al podio en señal de protesta, los comisarios ratificarían el triunfo de Cadalora que ese año lograría su primer título en la serie del cuarto de litro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *