AVALON BIDDLE, LA NUEVA SENSACIÓN DEL MOTOCICLISMO FEMENINO

La piloto de 26 años hizo historia al convertirse en la primera mujer de Nueva Zelandia que gana el título en una categoría de su país (Supersport 600), 

 

Fuente: soymotero.net

Puede que a los amantes de las estadísticas les suene el nombre de Avalon Biddle ya que en 2011 estuvo como wild-card en el Gran Premio de Australia de 125, aunque no llegó a clasificarse para la carrera. Pero en todos estos años, la joven piloto de 26 años oriunda de Auckland (Nueva Zelanda) ha seguido compitiendo y cosechando éxitos.

Por destacar algunos, en 2015 se hizo con la victoria en la Women’s European Cup, título que revalidaría al año siguiente para ya en 2017 participar en el World Supersport 300 con el Benjan Kawasaki. Ese mismo año sería tercera en el IDM Supersport (Assen) y quinta en el nacional de Supersport 600 de Nueva Zelanda, donde también participó.

Avalon Biddle hace historia

El año pasado ya se subió al podio al haber terminado tercera en el nacional de Supersport 600 y finalmente, este año, se ha alzado con el título compitiendo en igualdad de condiciones con hombres.

La última cita no fue sencilla. Celebrada en el trazado de Bruce Mclaren Motorsport Park de Taupo, Avalon llegó con una ventaja de 29 puntos sobre su principal perseguidor, Toby Summers, pero con tres carreras por delante.

Avalon Biddle - acción

En la primera de ellas, celebrada el sábado, tuvo la mala suerte de irse al suelo pero la fortuna le sonrió cuando Summers corrió la misma suerte unas vueltas más tarde. Ya el domingo, la segunda carrera fue interrumpida hasta en dos ocasiones debido a banderas rojas, lo que hizo que la carrera no fuese puntuable y de esta forma, matemáticamente Avalon Biddle se llevase el título Kiwi de Supersport 600 a falta de la última carrera.

Podríamos pensar que proclamarse vencedora de un nacional en Nueva Zelanda no tiene demasiado mérito, pero la proporción de mujeres que compiten respecto a hombres es incluso menor que en otro tipo de campeonato y, por lo tanto, los esfuerzos tienen que ser todavía mayores para conseguir un triunfo. Si no, cada dos por tres tendríamos mujeres haciéndose con títulos nacionales en todas las categorías de velocidad que se disputan en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *