ANA CARRASCO SE SUBE A LA MOTO CAMPEONA DEL MUNDO DE SBK

La campeona mundial de Supersport 300 en 2018 tuvo la oportunidad de probar en Jerez de la Frontera la Kawasaki ZX-10RR dominadora del Mundial de SBK con Jonathan Rea, quien justamente asesoró técnicamente a la española en este test.

Ana Carrasco prueba la Kawasaki ZX-10RR de Jonathan Rea: "Ha sido realmente impresionante"

Fuente: motociclismo.es

«Ha sido realmente genial y realmente impresionante«. Es la primera valoración de Ana Carrasco para WorldSBK sobre su primera experiencia con la Kawasaki ZX-10RR del pentacampeón Jonathan Rea, un premio de su equipo y la marca por sus dos últimas temporadas en el Campeonato del Mundo de Supersport 300, que ganó en 2018 y donde ha finalizado tercera en este 2019.

La experiencia estaba prevista para el anterior test celebrado en Motorland Aragón, pero las difíciles condiciones climatológicas hicieron que decidiesen posponerlo para que la murciana pudiese disfrutar de su primera toma de contacto con una Superbike en el mejor ambiente posible, algo que por fin ha podido hacer en el Circuito de Jerez – Ángel Nieto donde muchos pilotos del Mundial de Superbike y el Mundial de Supersport están realizando dos días de test.

“¡Ha sido una gran experiencia!», exclama Carrasco, que reconoce que le han faltado vueltas para acostumbrarse a la enorme potencia de la ZX-10RR, dando un total de siete vueltas lanzadas en las que se ha ido mejorando progresivamente; primero una tanda de dos vueltas y después otras cinco, algo que ha tenido lugar en la primera media hora de sesión, entre las 10 y las 10:30 de la mañana.

«Este el mejor premio de la temporada, poder probar una moto así, y también me ha servido parea hacerme una idea de cómo sería si algún día pudiera llegar aquí», asegura la campeona del mundo de 2018, que resalta la diferencia de pilotaje con su Kawasaki Ninja 400:

«La moto es muy muy rápida, y la frenada es muy diferente, mucho más fuerte. La forma de gestionarlo todo es muy distinta a la 300», asegura Carrasco, revelando también los consejos que le ha ofrecido Jonathan Rea:

Video insertado

«He disfrutado mucho, el circuito lo conozco bien y en las curvas rápidas me sentía bastante cómoda; en las lentas me ha costado un poco más parar la moto, pero he disfrutado y subirme a una moto tan potente por primera vez ha sido genial«, insiste, destacando también que esta experiencia le servirá para su actual categoría:

«Me ha dicho que en las curvas lentas intentara levantar la moto rápidamente, sin aprovechar tanto la pista, porque la forma de conducir es muy diferente… ¡ahora seguramente cuando me suba a la 300 me resultará todo más fácil!”, exclama para terminar con una valoración global:

«Esperaba mucha potencia pero me ha sorprendido mucho el poder de los frenos. Podía sentirlo todo en la moto, cada bache y cada movimiento en la moto, el feeling es mayor que en la 300, y eso es lo que no esperaba. Es genial pilotar una moto que te lo da todo«, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *