ALMA MATER, ALMA MOTO

Rector de la Universidad Gabriela Mistral, Sergio Mena Jara, combina la Academia con las motos

 

                 

Por Alexis Vásquez

Fotos Claudio Morales y archivo del Entrevistado

Si bien es cierto en 33 años como revista hemos conocido muchos personajes públicos con alma de motoristas (políticos, empresarios, artistas, intelectuales, personajes de la tele, militares, etc., tanto hombres como mujeres), no nos había tocado conocer al rector de una universidad que fuera apasionado por las dos ruedes –motos/bicicletas- y que lo comentara sin reserva, muy orgulloso de viajar por estas dos rutas..

Sergio Mena Jara, 45 años, es MBA de la U. Diego Portales; master en finanzas de la U. Adolfo Ibáñez; master en gestión de negocios de la Escuela de Organización Industrial de España; Ingeniero en Administración de Empresas de INACAP y, por supuesto, Rector de la universidad Gabriela Mistral entre otros tantos pergaminos en el área de educación superior, en administración y gestión financiera.

Como la gestión del tiempo también es lo suyo, Sergio es actual director de la Aerolínea SkyAirline; director de la compañía Symbiox (investigación y desarrollo biotecnológico), además de director, en proyectos vinculados a la industria gastronómica.

Su hoja de vida se complementa con el deporte : Motos, MTB, Trekking y Ruta.Algún primer lugar en promocionales del hare scramble, además de logros en otras disciplinas. Ah! y un porrazo fuerte que se dio hace poco en zona de Maitencillo con saldo de 4 costillas rotas, menos mal que en bici y no en moto, para que no nos carguen la responsabilidad.

Perteneciente al “Team La Cabra” Mena Jara anda hoy feliz en una Husqvarna y llega en una Monster 821 a sus actividades académicas.

Por la Patria, Dios y la Universidad (lema UC), vamos entonces con las preguntas…

Conociendo ya tu amplio currículum, edad y actividades académico-empresariales, faltaría saber quiénes componen tu núcleo familiar y de amigos.

Mi núcleo lo conforman mi esposa Isabel y mi hijos Cristóbal (11) y Luciano (8), también tengo la fortuna de tener muy buenos amigos y colegas, todos ellos son mis compañeros de viaje. Y por supuesto, no puedo de dejar de mencionar al TEAM de motos LA CABRA.

¿Cómo te auto-calificarías  en un aspecto personal?…

Es difícil autodefinirse, en general soy una persona creativa, muy alegre y optimista, cariñoso con mis hijos y con mi esposa, también muy amigo de mis amigos. En el trabajo soy muy intenso, extremadamente riguroso y responsable.

En este aspecto, ¿debes jugar distintos roles o anteponer distintas personalidades según el área en que te manejas?.

Por supuesto, como todas las personas debemos asumir diferentes roles en nuestra vida, pero esencialmente uno es siempre la misma persona. Las características personales, la pasión y la energía que colocas en todo lo que haces, van dejando tu huella.

A veces miro hacia atrás 10 o 20 años, y recuerdo los errores que he cometido, o las oportunidades que no he aprovechado. Pienso en que quiero seguir aprendiendo a hacer siempre las cosas mejor.

¿Cómo eras cuando niño?.  ¿Cuándo supiste hacia dónde apuntabas y qué era eso…?

Siempre de niño fui bastante inquieto, me gustaba inventar y construir cosas, también trabajé con mi padre desde muy temprano en todo lo que hacía, cargando cajas en una distribuidora de bebidas, atendiendo mesas, o como cajero en un restaurante. Cuando niño quería ser camionero, arquitecto, deportista extremo y también médico. Cuando salí del colegio me sentía como el protagonista de la canción de Pancho Puelma «Será un ingeniero dice el abuelo…» jeje…

Finalmente estudié Administración de Empresas, me gustó el área y comenzó mi carrera de formación profesional, después de eso vinieron diplomados, un par de masters y un MBA.

Cuando niño viví en San Bernardo (la cuna del bicicross), y estudié en el Instituto Sagrado Corazón, muchos de mis amigos competían en bicicross o MTB, algunos eran campeones mundiales, todos los días después del colegio salíamos en bicicleta al municipal, al Cerro Chena o algún circuito de la zona, estoy seguro que esa semillita es la que me hace ser fanático de las dos ruedas y en especial de las motos.

La opción del deporte ¿estuvo siempre o llegaste tarde a él?, tal vez para competir a alto nivel.

Siempre me gustaron las motos, pero a mis padres no, así que mi primera moto Honda la tuve recién a los 30 años, después de esa tuve varias Honda’s y Yamaha’s, siempre 4T. Recientemente me cambié a Husqvarna 2T y estoy feliz. Es increíble lo que las motos generan, algunos lo llaman pasión, yo pienso que es una obsesión. He competido en varias carreras de MTB, enduro y también en algunos rallys. Si bien he podido subir a algunos podios, estoy muy lejos de ser un profesional, pero siempre soñé con serlo jeje…

¿Qué te entrega el deporte para tu vida cotidiana?

El deporte es una forma de vida, que desarrolla en las personas la disciplina, el trabajo en equipo, el deseo de superar metas y crecer. Practicarlo es optar por una vida saludable, conocer personas nuevas y descubrir lugares fascinantes.

Creo que fue un tránsito natural, de fanático de la bicicleta a fanático de la moto. También el hecho de vivir durante mi infancia y la adolescencia a metros del cerro Chena y ver las carreras que se organizaban a fines de los 80s y principios de los 90s, generaron ese deseo incontenible.

¿El enduro, por ejemplo, te da herramientas para enfrentar la academia, la empresa y viceversa?, ¿qué aplicas de la academia-empresa a tu vida deportiva?

Puedo intentar hacer una analogía, la «práctica – ritual» de preparar todo antes de ir al cerro, verificar que llevas desde el agua hasta las antiparras, preparar la moto, aceitar cadena, lavar filtro de aire, recargar coolant; ese detallado proceso de organización mental y revisión se parece mucho a planificar diversas actividades universitarias o hasta preparar un Comité de Rectoría. Podría decir que prepararse para ir a competir en un rally se parece también a la preparación de un proceso de acreditación universitaria, es un largo y riguroso trayecto que demanda mucho trabajo y dedicación.

¿Cuáles eran tus ramos preferidos como alumno y luego como profesor?

Siempre me gustaron los ramos y materias relacionadas con las finanzas y es justamente una de las áreas en que realizo clases. Los últimos años me ha interesado mucho el área de la enseñanza y el aprendizaje digital, convirtiéndome en uno de sus promotores, y recientemente, me ha comenzado a cautivar la filosofía.

¿Estando en Inacap tuviste un acercamiento al mundo mecánico de las motos?, ¿lo impulsaste o incentivaste?.

Sí, entre fines de los 90’s e inicios de los 2000’s, mientras trabajaba en INACAP, tuve la oportunidad de proponer una mención de mecánica de motos para la carrera de Mecánica Automotriz, pero en esos años esta iniciativa no prosperó.

¿Crees que el motociclismo chileno es exitoso nacional e internacionalmente?

Absolutamente, tenemos grandes y reconocidos exponentes en varias disciplinas, en la generación vigente y también en las anteriores. Soy un admirador de Ruy, Benja Herrera y Hardy Muñoz, de Cornejo y Quintanilla, de “Chaleco” y Casale, y también de Javier Villegas. Lamentablemente los deportes de dos ruedas no tienen la misma cobertura que otros y muchas veces no se difunden los exitos como quisiéramos.

¿Darías algunas sugerencias para su crecimiento?. Para los Six Days, por ejemplo, siempre es dificultoso conseguir recursos para llevar selecciones. Un tema de gestión, seguramente, ¿Hay modelos exitosos en el deporte para implementarlo a través de FMC o de clubes si tuvieran un andar real?

Para recomendar una buena forma de potenciar la actividad motoquera es necesario estar involucrado profundamente en todos los aspectos organizativos, comerciales y de gestión, y yo tengo una relación con las motos esencialmente desde la práctica deportiva. Pero pienso que en la medida que se mejore la cobertura y se pueda mostrar la espectacularidad que tienen estas competencias, podría ser mas fácil acercar los auspicios, tal como ocurre hoy con el Dakar, el uso masivo de drones y cámaras como las que se usan en la F1 son una opción que se debería explorar.

¿Alguien de las motos, además de nosotros, conoce tu doble condición de Rector y piloto?

Por supuesto, no pierdo oportunidad de conversar el tema con mis estudiantes, con otros profesores y académicos. Si bien no son muchos, siempre es posible encontrar «mototemáticos». En el estacionamiento de la Universidad Gabriela Mistral, cuando llego en mi moto Monster 821, tengo la oportunidad de conversar con otros motoqueros que se estacionan en la misma zona. Hablamos de motos lógicamente…

¿Las universidades entregan respaldo a los deportistas?

Sí, en la Universidad San Sebastián donde trabajé casi 13 años y también en la Universidad Gabriela Mistral, donde trabajo desde hace un año, existe una vía de admisión especial para deportistas y también becas que ayudan a deportistas destacados a financiar sus carreras.

Si tuvieras que dar un mensaje de 5 líneas a los motoristas en un aula magna, ¿qué les dirías?

Les diría que estudiar una carrera universitaria permite vivir una extraordinaria experiencia de transformación personal, que es como un rally por nuestro desierto, y que si bien llegar a la meta es importante, disfrutar la travesía también lo es. Aceleren, pero con cuidado, en las carreras y en la vida se gana por velocidad promedio.

Si tuvieras la opción real de escoger entre lo académico, la empresa o las motos, ¿qué elegirías?

Si pudiera volver atrás, volvería a escoger el mismo camino, me siento afortunado de tener una esposa e hijos que apoyan mi forma de vivir, en que disfruto todo intensamente. Pero ahora que conozco la ruta, llevo GPS y roadbook, sin duda disfrutaría mucho el paisaje y me perdería menos waypoint.

¿Cuál es la fórmula para hacer tantas cosas a la vez?

Para hacer las cosas bien, es fundamental contar siempre con dos elementos, lo primero y más importante es el equipo, ser parte de un equipo motivado, alineado y comprometido permite siempre superar todas las dificultades y alcanzar logros importantes. Y lo segundo, es balancear adecuadamente las prioridades, dedicando tiempo y concentración a las cosas importantes.

¿Cuál de tus directorios te gusta más y por qué?

El directorio de Sky Airline es el que más me motiva y desafía, es algo fascinante y completamente diferente a todo lo que había experimentado, es conocida la frase de que luego de seis meses en la industria, es imposible no sentir el skydrol en las venas (producto hidráulico usado en la aviación, resistente al fuego). Una compañía ágil, dinámica y valiente, que se atrevió a implementar un modelo completamente diferente a lo que existía en Chile. Un modelo low cost, que implicó muchos desafíos, como el recambio de la flota por una completamente nueva, crecimos hacia Perú y hoy estamos desafiados a superar la crisis más importante que ha tenido la industria de la aviación mundial debido a la pandemia.

¿Lo de empresario gastronómico es porque tienes alguna debilidad con la comida o porque crees es un buen negocio?

Me encanta la cocina, pero no cocinar. Además de un asado no hay mucho con lo que me atreva. Mi vinculación a Caramagnola, La Cocina de Javier o a Maldita Cocina, ha sido fruto de afortunadas coincidencias, de personas que conocí hace más de 20 años cuando estudiaba un MBA, y que hoy son mis amigos. Este año de pandemia ha sido difícil para la industria y ha puesto a prueba nuestra capacidad para adaptarnos y para superar la contingencia. Tenemos el desafío de reinventar la experiencia gastronómica, pero ahora con delivery.

 

 

Carlito de Gavardo Endurista

Scroll al inicio