smalltit euro babe gets orally pleased.chicas desnudas charming cutie services a knob to rapturous delights.

A FONDO CON GIOVANNI ENRICO: “QUEDÉ PICADO, PERO SATISFECHO CON EL RITMO QUE MOSTRAMOS”

Desde que lo conocimos en el ambiente del rally cross country nos llamó la atención su velocidad, pero por sobre todas las cosas su espíritu autocrítico poco habitual en el deportista chileno. El nortino es uno de aquellos pilotos que siempre va por más, una cualidad que se refleja en esta entrevista con S Motos, en la que pese a mostrar su satisfacción por el nivel desarrollado a lo largo del Dakar en Arabia Saudita (ganó una etapa), no duda en dar en manifestar su pesar ante la falla mecánica que lo privó de conseguir un podio que parecía en sus manos. Desde su Antofagasta natal, y ya con las revoluciones más bajas tras una carrera muy exígente, el as de los quads  desmenuza parte de los temas que dominaron la agencia noticiosa en Arabia Saudita dejando claro que irá a la caza de la victoria en 2021.

Enrico y Pedemonte junto a todo el team posando tras completar la última etapa del Dakar en Arabia Saudita.

Giovanni, felicitaciones por tu cometido en este Dakar. ¿Qué sensaciones te dejo esta actuación en la que diste un gran salto de calidad?

“A nivel personal quedé picado, con gusto a poco porque siento que pude haber conseguido mucho más. Tuve la falla en la manguera del radiador que se rompió de una forma muy extraña dejándome fuera en la 6ª etapa, pero gracias a la nueva modalidad Dakar Experience pude reenganchar, lo cual fue bueno porque así no me quedé con los brazos cruzados. Fue rico seguir participando tomándolo como un entrenamiento para seguir probando tanto la moto como a mi mismo, y en ese sentido creo que fue una positiva segunda semana en la que estuve a muy pocos segundos de conseguir victorias en etapas. Lo más importante es que a nivel de equipo tuvimos un buen Dakar con ítalo (Pedemonte) finalizando séptimo, que es muy favorable considerando que le hice perder 2 horas el día que tuve problemas, y además con las motos sanas y salvas”.

¿Cuánto cambiaste tu estrategia respecto al Dakar 2019 en el que abandonaste de forma prematura?

“El Atacama Rally fue muy bueno en mi preparación, ya que pude ganar y sumar mucha confianza, sobre todo para levantarme anímicamente luego del periodo difícil que pasé tras el abandono en el Dakar 2019.  El equipo siempre me entregó todo su apoyo, pero en lo personal necesitaba un resultado como ese. En esa oportunidad toda la responsabilidad del abandono dakariano fue mía, por lo tanto para esta edición desde el momento en que recibí información de las rutas y los kilometrajes mi objetivo se concentró en tomarme las cosas día a día, etapa por etapa, estrategia que en definitiva dio sus frutos. En la primera semana venia segundo en la general lejos de Ignacio (Casale), pero a la vez con una ventaja que me permitía controlar a Simon Vitse. La verdad es que estaba muy cómodo en esa posición, pero creo que en esta ocasión nos faltó un poco de fortuna. A lo largo de 2019 corrí fechas en Argentina pasando por unos matorrales gigantes que superaban el manillar de la moto, y si bien le pegué a muchas cosas, jamás se rompió la manguera que me falló ahora en el Dakar. Para mi fue una pana nueva que nunca se había presentado, por lo que fue extraño y decepcionante, pero así son los fierros, a veces ingratos”.

En la práctica se vio ese gran cambio tras la desilusión del año pasado.

“Si, el año pasado terreno me jugó una mala pasada. No esperaba que los chuscales fueran tan profundos, sino que más bien parecidos a los de Antofagasta o Iquique, pero me di vuelta, la moto se clavó y salí volando por lo que recuerdo. La moto terminó destruida completa. Fue un error mío, ya que debí haber partido esa etapa con más calma y no tan acelerado. En esa ocasión iba cuarto, por lo que sabía que si apretaba un poco más se presentaría una buena opción de terminar en el podio. Ahora en Arabia Saudita todo estaba marchando bien, de hecho la moto la había probado por 10.000 kilómetros y nunca tuve ningún problema que me dejara detenido. La verdad es que nos preparamos mejor que nunca, por lo tanto fue doloroso quedar fuera en la 6ª etapa por sufrir una falla en la manguera del radiador que jamás habíamos esperado. Luego en el bivouac sacamos como conclusión que esa rotura se produjo por el paso ante alguna rama. No me quedó más que dar vuelta la página y reenganchar en la etapa siguiente”.

Tras ese abandono reenganchaste en la séptima etapa, el día más duro y amargo de esta edición. ¿Cómo afrontaste la noticia del fallecimiento de Paulo Goncalves?

“Paulo era una excelente persona, muy querido por todos. Nunca antes había experimentado esa sensación de silencio y tristeza en el bivouac que se dio ese día, un ambiente muy triste. Me fue bien en esa etapa, pero no había nada que celebrar luego de esta horrible noticia. Afortunadamente se decidió suspender la etapa que venía a continuación. Eso nos permitió calmar el cerebro y limpiar la mente, pero sin duda fue la experiencia más triste que nos ha tocado vivir a muchos de los que corrimos este Dakar”.

¿Cuánto incidió en el desenlace fatal de Paulo el hecho que los promedios de velocidad fuesen tan altos en esta edición?

“En esa etapa particularmente había demasiada recta, algunas de 50 a 80 kilómetros, innecesarias. Nosotros como quads estábamos limitados a 130 km/h, pero las motos de 2 ruedas llegan a los 180 km/h fácil, por lo tanto pedirle a los pilotos que no aceleren tanto es imposible. Todos tienen la mentalidad competitiva de querer ganar, pero al mismo tiempo sabemos que estas cosas pasan. Es un deporte peligroso, nadie quiere que un piloto caiga, se lesione y menos que alguien muera, pero lamentablemente perdimos a Paulo y luego al piloto holandés (Edwin Straver)”.

¿Las altas velocidades que se alcanzaron en algunas etapas se contradicen con el espíritu de mayor navegación que se habló en la previa a este Dakar?

“Creo que podrían haber aprovechado las dunas y hacerlo un poquito más trabado. Recuerdo que el día de la etapa más larga, 570 kilómetros, nuestra asistencia se fue por carretera y llegaron solo media hora antes que yo al bivouac. Me imagino que en el caso de las motos incluso deben haber superado a los camiones de asistencia de sus equipos. Es un tema complicado, a estudiar con detalle, pero estimo que es posible bajar los promedios con recorridos más sinuosos que permitan a los pilotos sacara relucir más sus habilidades”.

¿Cómo notaste esta edición en cuanto a exigencia respecto a las previas?

“Durísima, sobre todo la primera semana que pienso fue la más exigente que he disputado. Entre las etapas 3, 4 y 5 las dificultades se dieron las etapas más duras, una más compleja que la anterior. Hubo muchos pilotos que terminaron muy contundidos como el caso de Rafal Sonik que sufrió mucho con sus rodillas, pero quiero destacar al polaco porque tiene una experiencia y nivel increíble. Es cierto que su edad le pesa en ciertas etapas, pero por ejemplo en la 11ª etapa que era muy arenera mostró un andar espectacular. Cuando él estaba en los momentos de mayor dificultad física me dijo que estaba muy viejo para correr el Dakar, pero de inmediato le dije que era un admirador de su carrera y que lo considero una leyenda de este deporte, una persona que le hace muy bien a este deporte. Realmente es para aplaudir lo que hace. Ojalá tengamos Sonik para rato. Tenerlo en el Dakar es un halago”.

Retomando en tu actuación, ¿cuánto te motiva el hecho de haber sido el piloto más rápido de la segunda semana de carrera?

“Si, tuve muy buenas etapas, pero creo que debo enfocarme aún más. Pilotos como Ignacio Casale tienen vasta experiencia, por lo tanto pienso que su estrategia habría sido distinta en el caso que yo no sufría el abandono de la primera semana. Nunca podremos saber con exactitud que pasaba sin la falla que sufrí en la 6ª especial, pero me quedo con el buen ritmo que tuvimos y con el hecho que perfectamente se pudo dar el 1-2 para Chile en quads, que habría sido muy lindo”.

No se dio el 1-2, pero seguramente esta actuación te da la ilusión de volver con fuerza al Dakar 2021.

“Junto al equipo queremos volver en 2021. Creo que tenemos un buen conjunto como para ir a pelear por la victoria. Es importante que sigamos entrenando fuerte a lo largo del año para sacar nuevos detalles y mejorar, ya que el Dakar es una carrera que no perdona, en la cual las cosas pueden cambiar abrúptamente de un segundo a otro. Es clave saber cuando acelerar y cuando administrar. Eso te lo da la experiencia. Aún no tengo claro qué carreras disputaré este año. Mi moto regresa al país a inicios de marzo, pero espero competir lo máximo posible y llegar súper bien preparado a la próxima edición del Dakar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tube