A FONDO CON CRISTÓBAL GULDMAN: DAKAR 2019, ENDURO Y 4 RUEDAS EN LA MIRA

Iquique, tierra de campeones, tendrá un rol protagónico en el próximo Dakar 2019, esta vez no como sede del evento como fue una constante por varios años, pero si aportando una generosa lista de participantes. En las últimas semanas les entregamos extensas notas con Nacho Cornejo y el debutante Ismael Nietto, por lo que ahora es momento de hacer lo propio con un piloto que prepara sus armas para disputar su quinta edición en el magno evento del rally raid mundial.  Hablamos de Cristóbal Guldman, quien no solo nos confirma su cambio de Kawasaki a KTM en la serie Malles Motos, sino que además se explaya sobre sus próximos desafíos en el enduro, su progresivo paso a las 4 ruedas y la realización de una serie de actividades fuera de las pistas que viene a complementar su dilatada experiencia en el deporte motor.

 

Foto portada: el verde de los últimos años dará paso al naranjo de KTM en el Dakar 2019

 

Por Ignacio Psijas

 

Cristóbal, un año distinto para ti con respecto a los anteriores, iniciando varios nuevos desafíos. Cuéntanos al respecto.

“Si, en todos los aspectos. Luego de una Dakar que no terminó como esperaba, debido a la rotura de mi motor, programé mi temporada de rally con un gran cambio de las motos a la butaca derecha. Este año realicé la temporada completa de XC (Cross Country) corriendo el Codasur en la camioneta de Emiliano Fuenzalida como navegante. Fue una gran experiencia y a la vez muy gratificante, ya que logramos coronarnos como campeones sudamericanos en la categoría T1 y también en el campeonato de navegantes”.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, cielo, automóvil y exterior

 

¿Cuánto ha cambiado tu foco deportivo al radicarte en Santiago?

“Con este cambio se han abierto varias nuevas puertas en lo deportivo. Por un lado, los autos me están llamando harto, y está la opción de ver mi continuidad por esa línea. Es un cambio que me entusiasma mucho y todo tendrá que ver con las posibilidades que se presenten con las marcas. Por otro lado acá (Santiago) estoy muy cerca del enduro que es una parte de las motos que me gusta mucho, y que en 2019 creo que sin duda se transformara en uno de mis nuevos desafíos”.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

A lo largo de los últimos meses te hemos visto impartiendo charlas, organizando paseos, armando la logística de equipos y corriendo como navegante en camionetas. ¿Cómo surge este interés de alternar tantas actividades distintas?

“Todo lo nuevo tiene que ver con darle continuidad al trabajo que llevo haciendo todos estos años.  Esta es una forma de vida que escogí y no terminará con lo que he estado haciendo arriba de la moto. Me gusta mucho enseñar y para eso hemos formado junto a mi socio James Badawy RallyTours, con la finalidad de formar nuevos pilotos y navegantes de Rally Cross Country, poniendo al servicio de ellos los más de 10 años que he podido correr como piloto de motos y compartir esa experiencia con las nuevas tripulaciones que se forman. Esto lo hemos hecho de la mano de Can Am Motordoo que ha creído desde el comienzo en nuestro proyecto. Junto a esto también esta la instancia de trabajar como navegante que complementa mi visión para entregar una experiencia más amplia a las tripulaciones de autos y UTVs”.

 

En el pasado Atacama Rally tu carpa fue una de las más visitadas del evento, gracias a su espectacular puesta en escena. ¿Esa experiencia en la fecha mundialista de Copiapó podría servir de trampolín para verte en otros eventos internacionales otorgándole logística a equipos chilenos y/o extranjeros?

“Exactamente. El Atacama Rally fue nuestro debut como asistencia para Rally XC. Con mucho profesionalismo logramos montar una asistencia de clase mundial nuevamente de la mano de Motordoo y con nuestro nuevo auspiciador Liqui Moly. Junto a ellos comenzamos con mucho entusiasmo a escribir una nueva historia. La asistencia que montamos fue exitosa en lo deportivo y pudimos poner en carrera a 3 UTV y 2 motos que lograron cumplir satisfactoriamente sus metas. Nuestra propuesta va más allá de solo entregar el servicio mecánico, sino que lo más importante es guiar a los pilotos y tripulaciones en su estrategia y navegación tras cada etapa poniendo al servicio de ellos la experiencia que tenemos en competencia. Este año ha sido la marcha blanca de la asistencia, mientras para 2019 esperamos estar presentes en todas las fechas con asistencia para UTV, y arriendo y asistencia de motos de carrera”.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie

Pese a todo lo anterior sabemos que el Dakar sigue estando en tu mira. ¿Cómo afrontarás la edición 2019 luego de la decepción de enero pasado? ¿Lo harás en Malles?

“El Dakar sigue estando en mi horizonte inmediato, pero este año ha sido particularmente difícil. Lamentablemente he perdido auspicios importantes y se está haciendo muy complicado concretar todo. De todas maneras el Dakar con asistencia ha dejado de ser interesante para mi y todo lo que venga será siempre en Malles, ya que me gustó mucho como categoría, es muy competitiva y necesita de mucho más preparación y disciplina que con asistencia. Una vez que ya has terminado un par de veces el Dakar con asistencia, Malles se transforma en el nuevo desafío, es ir un paso más allá”.

La imagen puede contener: una o varias personas

¿Cambiarás de moto para este Dakar?

“Definitivamente si. Correr con motos adaptadas funciona bien como aprendizaje, pero no trae los resultados en una carrera como el Dakar. Estuve todos estos años postergando el rendimiento al priorizar un trabajo más romántico con el desarrollo de un prototipo de rally y aprendiendo mucho de eso, y si bien logramos una moto confiable, siempre nos faltó velocidad. El proyecto con Kawasaki fue como un hijo para mi. Lo desarrollé solo, traje las piezas desde Argentina, formé el equipo de CIDEF para Cross Country y luego vino Pablo Quintanilla que corrió con el primer prototipo que desarrollamos en Chile. Hay mucha historia en eso, pero Junto con mi cambio a Malles, también tengo contemplado el cambio de moto. Lo que viene para los futuros proyectos es KTM. Quiero tener la oportunidad de correr mis próximos desafíos en una moto de verdad y no sentir que estoy limitado en ningún aspecto”.

¿Cuánto te motiva correr un Dakar 100% peruano, los territorios que seguramente más satisfacciones te han traído en tu carrera deportiva?

“Eso es lo que me hace seguir peleando hasta el final por la posibilidad de correr este año (2019). Perú es el Lugar que más me gusta para correr, y sin duda donde mejores resultados he obtenido siempre. Creo que un Dakar 100% peruano podría marcar la diferencia en mi desempeño, sobre todo acompañado de una buena moto”.

¿Estratégicamente crees que será un Dakar distinto considerando que se disputará íntegramente en off road?

“Sera un Dakar más corto, pero más intenso. Creo que hay que ir bien preparado físicamente para especiales más duras y menos enlaces. De todas maneras será mucho menos cansador mentalmente, ya que esta vez no tendremos que lidiar con el clima que para mi siempre es la parte más dura del Dakar”.

¿Cómo ves las chances de los chilenos en este Dakar?

“Para los chilenos es un Dakar favorable, estamos acostumbrados al clima y a la arena. Deberíamos marcar una diferencia grande sobre los pilotos europeos que están poco habituados a esta superficie”.

Dado tu actual momento laboral, ¿podría este Dakar 2019 marcar tu retiro de las motos para pasar a otras categorías?

“Me parece que es posible, a lo menos en materia de Dakar, sobre todo por el acercamiento que se ha dado espontáneamente con las camionetas y los UTVs este año. A mi me gustan mucho las motos y no creo que me baje nunca de ellas, pero quiero continuar en ellas de otra forma. Preparando nuevos pilotos, realizando entrenamientos guiados y haciendo crecer mi academia de Rally y de esta forma seguir a bordo, pero en lo que respecta a la competición creo que me queda correr por la punta de Malles y entonces podría cerrar ese capítulo de mi vida. Las 4 ruedas serán el nuevo desafío, pero ese camino recién se empieza a abrir”.

Independiente de lo que se viene en enero próximo, ¿cómo te proyectas en el plano deportivo mirando hacia el mediano y largo plazo?

“En el plano deportivo tengo varias metas futuras. Sobre las motos, se presentan algunos desafíos grandes que quiero alcanzar. Tienen que ver con expediciones y algunas locuras que quiero hacer para marcar algunos récords y conquistar algunos lugares de formas que aún no se intentan, pero les contare en detalle cuando llegue el momento. Por ahora el suspenso le da más emoción al plan.

Por otro lado, aprovechando que hay tanto enduro en la zona central del país me gustaría incursionar en ese mundo en algunas competencias que seleccionare para el 2019, aunque de todas maneras conservando mi presencia en algunos rallys nacionales que me gustan mucho, como parte de un calendario privado. Más adelante vendrán los UTV o camionetas. No sé en que formato de carreas competiré en las 4 ruedas, pero lo planteo con una mira a largo plazo porque no me será tan fácil implementar la nueva categoría, ya que necesitas reunir más recursos con respecto a las motos”.

“Para despedirme me gustaría como siempre agradecer a mis auspiciadores Can Am, KDMS, Liqui Moly, Scott, Bike`s Sport, MT Helmers, CORE Tarapacá, Hotel La Cochera, Ofo Collection y Restaurant La Mulata”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *