SERVIMOTOR: TECNOLOGÍA Y EFICIENCIA CON SANGRE MOTERA

Por Ignacio Psijas, fotos: Claudio Morales

Con prácticamente 30 años al servicio de sus clientes en el mercado nacional, Servimotor se ha distinguido como una de las compañías más prestigiosas en lo que respecta al rubro de la venta de equipos de fuerza como generadores eléctricos, motobombas y desmalezadoras, entre otros, con una rica historia marcada por su fuerte nexo con la prestigiosa marca Honda. Piezas claves en estos resultados son Guillermo e Ignacio León, dos hombres ligados por largo tiempo al motociclismo, quienes nos cuentan como se ha ido desarrollando la empresa en el tiempo, cuáles son los retos que imponen los nuevos tiempos y el importante aporte que han recibido por parte de sus contactos del mundo de las 2 ruedas.

Nombrar el apellido León es para muchos sinónimo de victorias y éxitos asociados al enduro y el motociclismo chileno, una tradición que no solo está supeditada a los títulos conseguidos por los hermanos Ricardo y Tomás, sino que también a los óptimos resultados de su primo Ignacio León, quien en el año 2000, y luego de completar su carrera universitaria en Administración de Empresas, se unió a su padre Guillermo en la atención de Comercial Servimotor, una compañía orientada a la venta de motores y diversos productos eléctricos,  que tras 3 décadas de historia se ha convertido en fuente de eficacia y garantía para su vasta cartera de clientes que se extiende por varias regiones del país.

Si bien el camino de Servimotor ha experimentado una cosecha muy positiva, el propio Guillermo, fundador de la empresa, reconoce que los años previos fueron altamente complejos.

“Partí en una empresa particular ligada a este mismo rubro con un local ubicado en Gorbea con Avenida España, pero la verdad es que tras un año de funcionamiento estuve cerca de cerrar, hasta que recibí un golpe de suerte que me permitió continuar, repuntar y salir adelante”, reconoce Guillermo antes de profundizar en los motivos que contribuyeron a ese necesario punto de quiebre. “En esa época éramos distribuidores de la marca norteamericana Briggs & Stratton y sucedió que Sodimac necesitaba 200 motores, por lo tanto les vendimos los equipos.  Eso me salvó la vida. Ya no daba más, pues entre gastos, arriendos e impuestos era muy poca la rentabilidad que teníamos en ese momento”.

Guillermo León

Con los números en regla Guillermo pronto se trasladó a San Isidro con Santa Isabel, donde primero con un galpón y luego con el local que perdura hasta la fecha ha logrado dar larga vida a Servimotor, una empresa que con visión familiar y un importante aliado ha ido sostenidamente ganando peldaños en el mercado nacional.

“Con el paso del tiempo se fue incorporando mi hijo Ignacio y mi señora, quienes han cumplido importantes funciones de cara al crecimiento de la compañía, que en buena parte se debe a los resultados positivos que hemos conseguido de la mano de Honda”, analiza Guillermo antes de soltar el testamento a Ignacio, quien advierte cuales han sido los principales cambios que ha experimentado el mercado

“Antes estábamos más ligados al servicio técnico, pero con los años nos hemos centrado más en la parte maquinaria y repuestos, sobre todo vinculados a Honda. En la época manual todo era más desordenado, mientras que ahora con la suma de más productos y el cambio a la tecnología digital nos hemos incorporado al comercio electrónico a través de nuestra página web (www.servimotor.cl)”, explica Ignacio.

Ignacio León

Ampliar los horizontes es definitivamente clave en el éxito de un negocio, tal como lo profundiza Guillermo. “No solo atendremos en Santiago, sino que también a clientes de provincia que nos conoce ya sea por la página web o a través de datos. La verdad es que gran parte de nuestro público nos sigue desde hace muchos años, lo cual refleja la forma en que hacemos las cosas”, señala con firmeza papá León, feliz con el buen andar exhibido desde 1989 por Servimotor.

 

Adaptación y rapidez, claves para seguir creciendo

El estrecho vínculo de los León con el motociclismo se ha traducido en buenos clientes para Servimotor. “Conocer a más gente nos da una facilidad para llegar a potenciales interesados, lo que se ha visto reflejado a través del tiempo con el aporte de algunos pilotos del motociclismo que compran nuestros productos”, indica Ignacio quien, como buen deportista con años de experiencia en la competencia, sabe que la rapidez para reaccionar ante los cambios es fundamental en todo proyecto comercial.

“La clave en Servimotor ha sido reaccionar a la evolución del mercado y encontrar los mecanismos para entregar una rápida respuesta a nuestros clientes. En ese sentido tenemos claro que debemos potenciar nuestra página web para así tener mayor cantidad de ventas por esa vía. Eso es importante, pues a cada instante más personas quieren adquirir productos por la vía online sin tener que incurrir en traslados hasta la misma tienda. Mientras más cómodo, mejor para el cliente. A eso debemos apuntar”, comenta Nacho, aunque sin dejar de lado un aspecto fundamental: estar en todo momento con el cliente.

“Si bien es importante la rapidez, también nos preocupamos que el cliente siempre se vaya con soluciones a sus inquietudes, ya que eso hace la diferencia con otras empresas del segmento. Apuntamos a detectar las necesidades de nuestros compradores y apoyarlos en todo lo que necesiten”, expresan papá e hijo León, poniendo hincapié lo fundamental que es estar en todo momento cerca de los clientes.

Mayor tecnología sin comprometer la garantía

A lo largo de sus 3 décadas de historia Servimotor se ha sobrepuesto con prestancia a los momentos críticos de la economía, lo que en parte se debe a la venta de productos que están siempre a la vanguardia tecnológica.

“En el último tiempo Honda ha sacado generadores insonorizados con bastante tecnología, que traen inversores muy seguros para combatir las alzas de voltaje. Asimismo cuentan con otras ventajas como un menor consumo de combustible que los generadores normales, lo que es muy interesante, puesto que su confiabilidad sigue siendo muy alta. Para nuestros clientes es una carta de garantía adquirir productos Honda, pues no fallan a diferencia de lo que sucede con aquellos que proceden de la China”, comenta Ignacio, enfatizando en la carta de garantía que disfrutan al ser uno de los 3 concesionarios de nuestro país que trabaja con los productos de fuerza de Honda.

Si bien Servimotor tiene como caballito de batalla sus ventas con Honda, también ofrece un amplio line up de productos en segmentos no desarrollados por la marca japonesa como motosierras, cortadoras de pasto y tractores de cortar césped, entre otros, donde la compañía de los León se apoya en la eficiencia de empresas como Husqvarna, Stihl y Solo por destacar algunas, un abanico amplio que se fundamenta en la diversidad de clientes a los que apuntan.

“Podemos llegar a un cliente final, así que como también a empresas agrícolas e industrias”, indica Ignacio León, certificando como se ha ido ampliando el mercado de los productos de fuerza en el mercado chileno que incluso en alguna ocasión han llegado a clientes de Isla de Pascua.

 

No cuelgan los guantes

El potenciamiento de lo digital apunta a que Servimotor siga fortaleciéndose en buena parte de nuestro país, y aunque las crecientes necesidades y exigencias de los clientes obligan a una atención a tiempo completo, tanto Guillermo como Ignacio León se niegan a dejar su amor por las motos.

“Estamos acoplados a un grupo de Winston Colvin en el que hacemos varios viajes en moto. El último fue uno que realizamos utilizando la ruta del Túnel El Árbol que está cerca de Pichilemu. Era una ex línea de tren, cuyo túnel de 2 kilómetros de extensión tiene pendiente y superficie ripeada, lo que generaba un gran desafío. Lo superamos de buena forma. Lo pasamos realmente bien”, comenta entusiasmado Guillermo, un fervor que es compartido por Ignacio a la hora de aclarar que sus horas en el motociclismo competitivo aún no están terminadas.

 “Guardo muy presentes los recuerdos de aquellos tiempos en las competencias, pero aún tengo la intención de volver en algún minuto. Siempre están las ganas de correr. Espero tener pronto noticias al respecto”, menciona Ignacio, y es que tal como lo señala su padre Guillermo “a aquel que se sube a la moto siempre le pican las manos por acelerar”.

Como sea aprecia, ya sea en la pista o en la oficina de San Isidro está claro que los León siempre apuntan a ganador, por lo tanto es un hecho que en los próximos años seguirán trabajando a fondo a fondo con tal de seguir subiéndose a lo alto del podio con la misma constancia y garra que mostró Guillermo para torcer la mano al destino en los momentos más difíciles, aquellos que marcaron el quiebre para que hoy en día Servimotor sea un claro referente de su segmento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *