5 MINUTOS CON… JOHN MEDINA

Pasión, compromiso, disciplina y humildad son algunas de las claves maestras para lograr el éxito en cualquier área de la vida, aspectos que precisamente reflejan de forma fiel la forma en que enfrenta el motociclismo John William Medina Salazar, quien a sus 38 años de edad se ha convertido en un ejemplo para todos aquellos que piensan que después de los 30 es difícil iniciar una carrera en el deporte de las 2 ruedas. El capitalino partió su carrera competitiva en las motos solo a inicios de la presente década y en base a su permanente espíritu de superación se ha dado el gusto de terminar el Six Days de Viña del Mar y ganar hace un par de semanas el Desafío del Desierto en la categoría Intermedios, conquistas que le dan el impulso para ir a la caza de un sueño mayor: el Dakar. En S Motos te invitamos a conocer parte de la historia de este apasionado por el enduro y el rally.

John, ¿cómo has enfrentado estas últimas semanas tan intensas a partir de tu triunfo en el Desafío del Desierto y la entrega de la medalla del Six Days? 

“Muchas emociones juntas. Terminar el Desafío del Desierto como su nombre lo dice ya es un desafío tremendo y hacerlo en el número 1 fue algo muy especial, sobre todo considerando que sufrí una dura caída en el día 2. En el último tramo del día domingo me caí a una zanja, menos mal que no venía fuerte, y terminé con un hematoma en el muslo derecho y una costilla fracturada (me lo confirmó el médico en mi regreso a Santiago). Afortunadamente luego el día lunes al subirme a la moto me sentí mejor y con el paso de los kilómetros cada vez más cómodo. En el abastecimiento me di cuenta que traía mucha ventaja y en la segunda parte avancé sin tomar riesgos, haciendo la parte de dunas más tranquilo y sosteniendo esa ventaja. Terminé el día ansioso hasta que llegaron los resultados finales que ratificaron mi triunfo. Fue una satisfacción tremenda»

 

Al igual que la emoción vivida el domingo pasado recibiendo la anhelada medalla del ISDE.

“La medalla fue el resultado o premio al esfuerzo de varios meses. El desafío fue tremendo, para mí como piloto amateur es un orgullo participar en un mundial de la disciplina deportiva que practico y sobre todo terminarlo. Como cábala me hice una tricota para cada día, y lo único que esperaba era poder ocuparlas todas y gracias a Dios así fue. De hecho muchos amigos de las motos me molestaban diciendo que sería piloto One Day, y bueno lo terminamos”.

 

Partamos por lo reciente. ¿Cómo enfrentaste el Desafío y esas duras 3 etapas en Pica e Iquique? ¿Te esperabas un triunfo tan contundente en Intermedios? 

“Si bien solo a última hora decidí ir, la verdad es que me sentía preparado. Siempre me planteó traerme un podium como objetivo. Creo que traer un recuerdo que pueda dejar en mi casa o en algún espacio es fundamental para contarle a mis nietos algunas historias. A la carrera fui en una Honda 450 adaptada para rally. Siempre me han dicho que es mejor ir a esta competencia en moto chica, pero a mi me sirve de entrenamiento y cuando me puse frente a la salida en el primer día me dije aceleremos un poco más cuidándonos para ver qué tenemos para enfrentar esta carrera. En la primera etapa tuve dos caídas suaves, aunque de todas maneras terminé primero y con ganas de darle más. Así lo hice el segundo día hasta que cometí el tremendo error que me costó la caída, pero seguimos primeros hasta el final”.

 

¿Cómo recuerdas ese duro momento del día 2?

“Definitivamente lo más complicado fue esa milésima de segundo antes de la caída, instante en el que pensé cómo podía cometer ese error que me ponía en riesgo físico y competitivo. También fueron duros los kilómetros posteriores hasta llegar a la meta, ya que me iba cuestionando lo que hice al salirme fuera de huella en paralelo a la zona de zanjas”.

 

A diferencia de muchos pilotos tu afrontas carreras en modalidades tan diversas como el rally y el enduro, tal como lo denota tu medalla de bronce en el ISDE de Viña del Mar. A la distancia, ¿cómo rememoras la experiencia vivida en el polvo y terrenos duros de la quinta región? 

 “Las carreras siempre las afrontó contra mi andar, más que contra los otros pilotos y sus tiempos. Siempre en pista dejo el 100% que tengo en ese momento, es un estilo de vida, así que no me cuestiono mucho el resultado, dado que trato de dar lo mejor de mi, y sobre todo en un mundial donde mi nivel es de los más bajos. Fue una experiencia tremenda en la que creo haber pensado demasiado en lo que quedaba por hacer y no haber disfrutado un poco más el día a día, pero de todos modos se cumplió el objetivo trazado”.

 

Este año te hemos visto correr en el HS. ¿Cuál es tu enfoque para el resto del año? ¿Priorizarás alguna disciplina o seguirás intercalando entre enduro y rally? 

“Mi disciplina es el Enduro y el campeonato que priorizamos con mis amigos del Team Zona enduro es el HS, por lo que he corrido solo ese torneo este año. Si fuera por mi los correría todos, pero este año empecé a entrenar también en el rally por lo que espero poder hacer ambas cosas, y ojalá algún día correr un Dakar”.

 

Cuéntanos, ¿cómo es una semana habitual para ti y qué espacio le das a la moto dentro de la agenda laboral? 

“La semana empieza muy temprano, llevando los niños al colegio (Martina de 12 años, Gaspar de 9 y Francisco de 4), luego al trabajo y posteriormente acompañándolos a las actividades deportivas de mis hijos en las tardes noche. Me las arreglo para dejar un par de horas uno o días a la semana para poder entrenar moto, lo que tomo más como una terapia que como entrenamiento. Y bueno trato de ir a todas las carreras posibles los fines de semana, siempre cuando sean cerca de la Región Metropolitana”.

 

¿Quiénes han sido los pilares en tu carrera deportiva? 

“Creo que son muchos, empezando por mi mujer y mis hijos que apoyan siempre, porque es difícil que el papá salga tanto, y bueno mi compañero Rafael Muena que apaña en todas, mis amigos del Team Zona Enduro, en un principio Javier Garate y ahora Vicente Miranda, y en general todos los pilotos, en la mayoría de las salidas y carreras la gente del enduro es una raza distinta que generalmente se privilegia la amistad y el compañerismo por sobre cualquier otra cosa. Tampoco puedo dejar de mencionar a mi profe Matías Miranda y a mis amigos del fútbol los quesos y Ochagavía”.

Medina y sus partners del Team Zona Enduro junto a Nacho Cornejo

 

¿Qué objetivos te quedan por cumplir tanto en el enduro como el rally? 

“Voy paso a paso. Así como corrí un mundial de enduro, puedo correr otro, así como como me estoy metiendo en el rally puedo correr un Dakar, pero siempre tratando de mejorar, dando lo mejor de mi y sobre todo pensando en cuidarme porque lo verdaderamente importante me espera en casa”.

 

FICHA:

Nombre completo: John William Medina Salazar

Fecha de nacimiento: 15 de abril de 1981

Ciudad natal: Santiago

Primera carrera: Dunas de Putú

Mejor actuación hasta la fecha: Victoria en la categoría Intermedios del Desafío del Desierto 2019 y Six Days de Viña del Mar 2018

Referentes: Carlo de Gavardo y Nacho Cornejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *