5 MINUTOS CON… EL DAKARIANO ALEJANDRO SILVA

Terminar un Dakar siempre es difícil, más aún cuando se recorren terrenos 100% desconocidos como le sucedió a Alejandro Silva, quien, pese a las dificultades físicas, mecánicas y deportivas que sufrió a lo largo de las 10 etapas de competencia, cumplió netamente su objetivo de llegar a la meta de Lima y así debutar con un claro visto bueno de aprobado en la prueba off road más dura del mundo. A tres semanas de completada la epopeya dakariana y ya con la calma que le otorga su querida localidad de Pica, el piloto del team Cornejo Racing nos cuenta historias imperdibles de su positivo pero al mismo tiempo complejo paso por el desierto peruano.

 

Por Ignacio Psijas, fotos: Claudio Morales

Alejandro, ya más en frío ¿cuáles son las sensaciones que te embargan tras completar con éxito tu debut dakariano?

“Principalmente la satisfacción de lograr el objetivo planteado a principios de septiembre luego de ganar el Road to Dakar”.

Si bien a nivel de resultados cumpliste una sólida actuación, a lo largo de la carrera padeciste diversos tipos de problemas. ¿Te imaginabas en la previa un Dakar tan complejo?

“Nunca me lo imaginé, fueron 10 días, todos con un alto nivel de complicaciones, ya sea por la cantidad de kilómetros o por lo difícil que era completar las especiales”.

¿Cuáles fueron las principales dificultades que afrontaste en carrera?

“Muchas. Una de ellas, la más importante, fue un problema mecánico que hizo elevar la temperatura del aceite del motor de forma considerable. Esto sucedió en una etapa con 80% de dunas. En esa especial bajé mucho la velocidad debido a algunas complicaciones físicas, por lo cual la brisa del viento no alcanzaba a enfriar el radiador. Destaco este problema, ya que de seguir exigiendo la moto con alta temperatura me habría visto obligado a abandonar”.

La salud también te jugó malas pasadas. ¿Cuánto te afectó este punto en tu desempeño?

“Me jugó la peor pasada que pudo, y justo en el rally más importante de mi carrera. Me resfrié en el día 4 y estuve muy complicado hasta el final del rally. Me encontraba sin fuerzas, afiebrado y muy congestionado, lo cual me llevó a realizar etapas a una velocidad muy baja y consumiendo grandes cantidades de agua”.

¿En algún momento viste complicado llegar al podio final de Lima?

“Si, lo vi difícil en una etapa difícil, con mucha duna y temperaturas aproximadas a los 40 grados, en la además sufrí una falla mecánica en la moto y me sentí muy agripado y sin agua para beber. De no ser por algunos chilenos que encontré en medio del desierto y me convidaron agua no habría llegado al final”.

¿Cómo superaste las temidas etapas maratón de la primera semana?

“En aquellos días no forcé la moto, de hecho mecánicamente sacamos la máquina como nueva del bivouac, así que al llegar a la etapa maratón solo hice pequeños ajustes, limpieza, cambio de aceite, sin gastar mucho tiempo, lo cual me permitió descansar. Incluso tuve tiempo para ayudar a un amigo brasileño”.

¿Cuáles fueron los momentos que más disfrutaste en carrera?

“El día 1 en las dunas de Pisco fue algo muy parecido al terreno de Pica; por ende me sentí muy cómodo y contento. Era como estar en casa”.

¿Alguna etapa que quisieras borrar de tu cabeza?

“La etapa número 3. Fue un día largo con más de 300 km de especial y al kilómetro 100 por desconcentración resbalé y caí con la moto encima de la pierna. Si me hubiese quebrado la pierna tendría que haber abandonado, pero por suerte físicamente no me dañé tanto. En cuanto a la moto quebré el cubre cárter y otros accesorios, pero dije vamos y logré continuar con mi objetivo de terminar”.

 

¿Viviste la instancia de prestar o recibir ayuda a lo largo del Dakar?

“En la etapa del día 7 estaba pasando por las dunas a una velocidad muy baja me encontré con un piloto chino que no podía sacar su moto de un cenicero de dunas. Me pidió ayuda y pese a que por mi lado estaba totalmente agotado decidí ayudarlo. En ese momento, con un inglés muy monosilábico, hicimos el acuerdo de ayudarnos en el resto de la ruta”.

¿Cómo conviviste ante la dificultad de encontrarte con participantes de autos y otras categorías?

“En los momentos en que anduve a muy baja velocidad me alcanzaron los autos, pero no me complicó porque el sistema de proximidad me alertaba”.

¿Qué es lo que más te sorprendió de este debut dakariano?

“La dificultad de los terrenos, la gran cantidad de kilómetros en las especiales, un tipo dunas que no conocía y de gran exigencia física”.

¿Cómo comparas las dunas peruanas con respecto a los terrenos chilenos?

“Por lo extenso del recorrido tuve la oportunidad de conocer las dunas que están en las zonas de precordillera, centro y costera, cada una diferente a las otras en dificultad y diría que las costeras son muy parecidas a las dunas chilenas. Por el contrario, las que tienen una gran diferencia con las de Chile son las de Tanaca, muy blandas y formadas por fuertes vientos. En esas dunas la moto se enterraba a cada momento”.

 

Al finalizar la carrera, ¿qué es lo primero que se te vino a la cabeza?

“Para mi la carrera no finalizaba hasta llegar a Lima (tras la última etapa en Pisco), así que cuando arribé a la capital lo primero que pensé fue en el regreso a Chile, volver rápido para ver a mi hija”.

A los dakarianos se les suele llamar masoquistas. ¿Eres parte de aquellos que ya está pensando en volver en 2020?

“Si, claro que estoy pensando en volver el 2020. Aún no comienzo mi entrenamiento, pero es mi principal objetivo para el próximo año junto al hecho obvio de mejorar mi desempeño. Sería ideal que el Dakar 2020 pasara por chile, porque serían terrenos conocidos, ya que he recorrido varias zonas participado en rally desde Arica a Salamanca”.

Una mención para el grupo de Pica que te alentó de principio a fin tanto en terreno como las redes sociales.

“Un enorme agradecimiento a todos los que me apoyaron, no sólo al grupo que me siguió en Perú, sino a todos aquellos que me brindaron una palabra de aliento, como el team Chacarilla y todos sus miembros, y a todos los piqueños que me siguieron por las redes sociales. Muchísimas gracias a todos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *