5 MINUTOS CON… CATALINA RÍOS

El “templo” de La Vacada, epicentro del surgimiento y desarrollo del gran Carlo de Gavardo, sigue generando historias asombrosas, llenas de esfuerzos, tenacidad y pasión como la que protagoniza la joven Catalina Ríos Aguilera, quien gracias a la mística que se genera en ese místico recinto huelquenino ha logrado traspasar todo su fervor por el motociclismo en una promisoria carrera deportiva que la tiene hoy en día, con 18 años de edad, situada como una de las riders con más futuro en el enduro nacional, tal como lo buscará mostrar este fin de semana en la fecha inaugural del Nacional de Enduro Femenino en Coinco. En S Motos te invitamos a conocer desde cerca la historia y presente de una rider con alto espíritu competitivo que en este 2018 se prepara para cumplir un gran sueño: correr el Latino de Enduro en nuestro país.

Por Ignacio Psijas

 

Viendo tus redes sociales se puede apreciar la importancia que tiene en tu vida las motos. ¿Cómo nace esta pasión?

“Cuando era más chica mi papa tenía una parcela al frente de la Vacada, en El Escorial, en donde todos los fines de semanas despertábamos con el pasar de las motos. Creo que ahí nació el “bichito”. Había veces que pasábamos todo el día buscando con mi hermano de donde venía el ruido hasta que crecimos y nos dimos cuenta de la importancia del lugar en el cual estábamos parados”.

 

¿Qué memorias tienes de tus primeras experiencias en una moto?

“La primera vez que me subí a una moto fue a los 12 años aproximadamente en una Pitbike 125, que era de una amiga, y la conexión fue inmediata. Después pasaron unos años y se la compré. En ella llegué a mi primer HS, carrera en la que no pude largar ya que la moto se “taimó”; digo esto ya que llegando a casa la moto partió altiro”.

 

¿Cuál fue tu motivación para entrar definitivamente al ambiente de las competencias?

“En un principio nunca creí que me metería tanto en este ambiente, pero con el tiempo me empezó a gustar cada vez más y mientras pasaban las carreras, mejor me iba sintiendo arriba de la moto y conociendo mis capacidades. Lo que más me gusta es que al final las carreras son como la vida, hay unas en donde todo sale bien, sacas podio, pasas momentos agradables…  pero otras que no. Pienso que eso es lo mejor, ya que me hace crecer como persona”.

 

¿Cómo te has sentido en este deporte que por tantas décadas en Chile fue dominado casi en un 100% por la presencia de varones?

“Desde chica uno crece con estas ideas de que hay deportes que son para hombres y que no son aptos para “niñitas”, pero ya ha quedado más que demostrado que las mujeres merecemos un espacio en este deporte. Claro que para mí ha sido más fácil, porque yo entré a este deporte cuando ya existían campeonatos para mujeres y más categorías, lo cual me pone contenta ya que así los hombres entienden que en los circuitos somos todos iguales”.

 

En los últimos años has disputado varios campeonatos mostrando una constante evolución. ¿Cómo has ido trabajando en tu crecimiento como piloto? Y ¿en qué áreas consideras aún te resta más por mejorar?

“Como toda persona competitiva y que participa en un campeonato, nunca es divertido “perder”, por lo tanto siempre estoy tratando de mejorar mi rendimiento arriba de la moto, esto en base a entrenamientos físicos, y lo más importante diría yo, tomando clases en MotoCoach con mi profe Franco (Bontá), quien me ha ayudado a mejor la técnica y a trabajar con la frustración, que es lo que realmente me juega en contra”.

 

En tu vida cotidiana, ¿qué espacio tiene la moto? ¿cuántas horas le dedicas a ella en la semana?

“En la semana se me hace difícil poder andar en moto ya que los estudios son prioridad, pero aun así siempre trato de hacerme el tiempo de ir al gimnasio para trabajar con mi resistencia, y los fines de semana que tengo libre de carreras trato de sacarle el máximo de horas arriba de la moto”.

 

Este año partiste muy bien ganando en la categoría Intermedios del campeonato femenino. ¿Cómo viviste esa carrera en Quilpué donde además terminaste segunda en la scratch?

“Si, este año lo inicié con el pie derecho. En un comienzo vi la carrera perdida ya que en la primera vuelta me quedé atrapada en una subida con una niña por más de un minuto y cuando llegué de vuelta vi que estaba a dos minutos de la líder, y por ende descontar era muy difícil ya que el nivel de la categoría es muy parejo, pero pude seguir con mente fría sin volver a cometer errores durante lo que restaba de la carrera, y fue así como durante todas las vueltas pude ir descontando tiempo hasta terminar con más de dos minutos de ventaja”.

 

¿Cuáles es tu cronograma de actividades para este año? Y ¿qué objetivos por cumplir tienes en mente?

“Este año voy con miras al Latinoamericano de enduro que se hará en chile, ya que es una buena instancia para comparar mi nivel con chicas de otros países. Buscaré lograr los mejores resultados dentro de lo que se pueda sin arriesgar más de la cuenta. También correré el Nacional y Metropolitano Femenino de enduro, y dentro de la que pueda algunas fechas del HS y MX Nacional”.

 

Por último, algún mensaje a todas aquellas mujeres que les gusta el motociclismo pero que por uno u otro motivo no se han atrevido a dar el paso.

“Las dejo a todas invitadas a que se unan a este lindo deporte, que no tengan miedo, ya que se conoce mucha gente que siempre está dispuesta a ayudarte ya sea en la pista o fuera de ella.  También quiero hacer un llamado para que se den cuenta que existe un campeonato exclusivo para nosotras (Nacional Femenino), en el que hay categorías para todos los niveles y muchas mujeres de las que andan no lo están aprovechando.

Quiero agradecer a toda la gente que me apoya dentro y fuera de la pista, y principalmente darle las gracias a Michelin Bigmoto, Pro-Action, Máxima,MotoCoach y Motoseat”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *